14 de diciembre de 2020

ABUSO

VIOLADA EN SU FIESTA DE 15

14/DIC/2020

Abuso sexual en manada en Rosario: festejaba sus 15 años y su exnovio la violó junto con 9 amigos

La víctima fue operada y quedó en terapia intensiva. Familiares y allegados se manifestaron frente a la comisaría 12º y fueron reprimidos por la policía

Los vecinos del barrio Ludueña de Rosario no salen de la conmoción. Una adolescente fue violada por al menos 10 personas tras haber sido sedada con una mezcla de pastillas y alcohol en su propia fiesta de 15. El principal acusado es otro chico de la zona, que habría tenido una relación con la víctima hace un tiempo, y se entregó a la policía.

La mamá de Milagros advirtió su ausencia en medio de la celebración y salió a buscarla desesperada. La encontró unas dos horas después, deambulando sola por la calle. “Estaba perdida en la calle, con el cuerpo ensangrentado”, relató un conocido de la familia al diario La Capital. Y detallo: “La tuvieron que coser, la rompieron toda por dentro, le hicieron transfusión de sangre… Es terrible lo que le hicieron”. La menor fue operada de urgencia y quedó internada en terapia intensiva del hospital Eva Perón de Baigorria.

La propia víctima, cuando la encontraron, señaló al ahora detenido, un joven identificado como Facundo, pero también nombró a varios amigos del acusado “incluyendo hombres mayores”, por lo que se radicó una denuncia por la violación en manada que es investigada por el fiscal de la Unidad de Delitos Sexuales, Ramiro González Raggio. Sin embargo, según trascendió a los medios locales, el funcionario no encontró todavía pruebas que involucren a otras personas además del joven detenido.

El barrio estalló anoche ante el delicado estado de la víctima y unos cien vecinos se manifestaron frente a la comisaría 12ª donde se encuentra alojado el presunto abusador, a quien acusan además de haber planificado el ataque sexual. El grupo exigía hablar con el fiscal de la causa y pedirle la detención de los otros nueve acusados, pero la situación se salió de control.

“Estábamos tranquilos, bien, pero la Policía empezó a reprimir a todos, chicos y gente grande”, dijo una vecina. Varios testigos de ese momento aseguraron además que los efectivos reprimieron con balas de goma a la gente que quemaba cubiertas a modo de protesta delante de la seccional.

Captura Twitter.

“Si tan solo conocieran a Mili como la conozco yo, entenderían el dolor que me causó todo esto, es un pan de dios, una nena de mamá y papá que sólo esperaba este día tan soñado para su fiesta”, escribió en Facebook una conocida de la nena, en reclamo de justicia. Y lamentó que “nada fue como ella lo soñó por que estos mal nacidos le cagaron su vida dejándola internada sin saber cómo va a quedar”.

Fuente: TN

ABUSO, ROBO DE MENORES Y TRATA DE PERSONAS

02/DIC/2020

En nombre del “Señor”: siete detenidos y 69 víctimas rescatadas de un “templo” en La Matanza

Una banda de falsos pastores evangélicos forzaba a sus seguidores a desprenderse de “lo más preciado”. Hubo operativos en Buenos Aires, Salta, Tucumán, Mendoza, Neuquén y Entre Ríos

La “Tía Eva” dirigía todo: el templo, la voluntad de sus fieles y una red de delitos contra la integridad sexual, la identidad y, obviamente, la propiedad. La comunidad religiosa autodenominada  “Filadelfia”  operaba en Buenos Aires y otras varias provincias, e incluso en países limítrofes.

Este miércoles, tras un megaoperativo donde participaron 250 agentes de la Policía Federal Argentina y la Gendarmería Nacional, detuvieron a siete integrantes de la organización criminal y rescataron a 69 víctimas.

El templo “Filadelfia” se dedicaba a la trata de personas, lavado de dinero, delitos contra la integridad sexual de menores y adultos, contra la identidad y contra la vida. En total, se hicieron 23 allanamientos en las provincias de Buenos Aires, Salta, Tucumán, Mendoza, Neuquén y Entre Ríos.

Según los investigadores, las y los miembros de la “comunidad” sustraían menores a sus padres biológicos para inscribirlos luego como hijos de varias mujeres de la organización. Además, se pudo establecer que los detenidos cometieron instigación al suicidio en perjuicio de un joven que se había reconocido como homosexual, hecho por el que sufrió permanentes hostigamientos y agresiones.

Siempre bajo “la palabra divina”, el joven había sido obligado a desnudarse públicamente, fue golpeado y sufrió agresiones (como baldazos de agua fría), entre otras atrocidades. Finalmente el joven se quitó la vida.

La banda cometía delitos contra la integridad sexual, la identidad y la propiedad. (Foto: Ministerio de Seguridad)

A raíz de un operativo realizado en 2019 por la Policía de la Provincia de Buenos Aires, se inició una investigación que, en aquel momento, concluyó con varios allanamientos por los delitos de trata de personas y lavado de dinero. En ese entonces, se comprobó que la organización criminal operaba con un minucioso sistema de captación de personas para, posteriormente, explotarlas laboralmente y someterlas a la servidumbre.

En aquel procedimiento fue detenida la “Tía Eva”, una de las líderes de la organización, que forzaba a sus fieles a desprenderse de “lo más preciado”. Hubo 26 detenidos. Se incautaron casi 40 mil dólares, más de un millón de pesos y 17 vehículos.

El personal de GNA y de PFA, junto con el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional Número 3 de Morón, a cargo del Dr. Juan Pablo Barral, secretaría Número 9 de la Dra. Mariana Sioli, continuó con la pesquisa a partir de reiteradas denuncias que realizaron las víctimas.

“Evitar el pecado”, la excusa para las atrocidades

El grupo, oculto bajo una presunta vocación religiosa, comenzó sus actividades en el país entre 1972 y 1973 y estaba liderado por “Tía Eva” y dos cómplices a quienes se las acusa, hasta ahora, de dos abusos sexuales (en el marco de acciones “religiosas” con el objetivo de “evitar el pecado”) contra, por lo menos, un menor. Dado su forma de actuar y el modus operandi, este tipo de hechos se fueron reiterando a lo largo de los años.

Con un “templo” principal emplazado en el Gran Buenos Aires y “anexos” en varias provincias y -según se presume e investiga- en Brasil y Paraguay, captaban personas en distintas partes del país. Centralmente, esas captaciones eran realizadas sobre niñas y niños en situaciones de pobreza y vulnerabilidad. Bajo mecanismos de persuasión y coerción les hacían creer que la líder de la organización era una persona con un poder supraterrenal.

Una vez cooptadas, las víctimas eran obligadas a vivir en condiciones deplorables, carentes de higiene y con una alimentación degradante. No se podían comunicar con sus familias, no se les permitía ir a la escuela y quedaban, además, sin su documentación personal. También eran obligados a trabajar en una panificadora que poseía la organización.

En el megaoperativo rescataron a 69 víctimas. (Foto: Ministerio de Seguridad)

En conferencia de prensa, la ministra de Seguridad de la Nación Sabina Frederic destacó “el trabajo profesional, pormenorizado y sigiloso que realizaron las fuerzas” en auxilio de la Justicia. En ese sentido, remarcó que el operativo “no despertó las sospechas de nadie, por lo que se consiguió ingresar a los lugares y desbaratar la organización”.

El secretario de Seguridad y Política Criminal, Eduardo Villalba, agregó: “Estamos muy satisfechos y vamos a redoblar los esfuerzos en este tipo de investigaciones para desbaratar el delito complejo”.

Junto a Frederic y Villalba estuvo el subsecretario de Intervención Federal, Luis Morales. Además, en representación de la PFA asistieron el jefe y el subjefe de la fuerza, Juan Carlos Hernández y Osvaldo Mato; y las máximas autoridades de la Superintendencia Federal de Intervención Territorial, Pablo Daniel Moreno, de la Superintendencia de Investigaciones Federales, Gustavo Acero, y del Departamento Unidad de Investigación de Trata de Personas, Dardo Castro.

Fuente: TN