23 de diciembre de 2020

PFIZER

¿MALA PRAXIS POLITICA?

23/DIC/2020

Coronavirus: temor por la cifras de contagios y dudas por las vacunas, dos síntomas de mala praxis política

La reacción oficial frente a una expansión del virus fue cargar sobre algunos comportamientos sociales. Ninguna referencia sobre las conductas del poder. Mientras, se destaca el viaje a Moscú sin despejar interrogantes. Y se buscan reflotar otras tratativas

Los últimos registros sobre la evolución del coronavirus y la increíble saga de las vacunas –no sólo la Sputnik V- parecen confluir en un punto: exponen los costos por los errores del Gobierno y a la vez, demandan de manera creciente respuestas políticas. El tema es cómo. El viaje a Moscú para asegurar una primera y módica tanda de vacunación es consecuencia directa de la intención de dar un vuelco rápido en términos de imagen y contención. Y el alerta por las cifras de contagios y muertes acelera la ansiedad por algún resultado esperanzador. Por ahora, el resultado es desconfianza, al revés de lo que demanda la incertidumbre social.

Los mismos motivos determinaron en Olivos la decisión de reanimar las negociaciones con Pfizer, con final abierto y hasta con versiones de algún tipo de inexplicable gestión diplomática informal para allanar las tratativas. Las fuentes coinciden sí en un punto: Alberto Fernández decidió tratar de desempantanar las conversaciones, luego de que Ginés González García prácticamente las diera por irremontables. En este caso, aportaría oxígeno a un panorama restringido por el propio Gobierno a la apuesta por la vacuna rusa.

// REPORTE 22/DIC/2020 COVID-19 ARGENTINA

No está claro cómo terminará esta pulseada, centrada al parecer en dos puntos: razones legales referidas a las responsabilidades de la empresa y del Estado argentino, y –directamente ligadas- cuestiones de logística para el transporte internacional hasta Ezeiza. Más allá de cuál sea el desenlace, asoma un interrogante político antes que jurídico o sanitario: ¿por qué a esta altura y después de tantos meses ese capítulo no fue resuelto, para bien o para mal? Resulta difícil de explicar semejante arrastre de indefinición, luego de un inicio prometedor con pruebas locales.

El ministro de Salud, cuestionado en el circuito oficialista con pesadumbre, quedó como la expresión de un nuevo desajuste. Y ayer mismo, expuso la peor reacción posible frente a las estadísticas diarias sobre contagios y muertes por coronavirus. Volvió a descargar culpas en la sociedad, como si los comportamientos sociales no tuvieron relación alguna con las contradicciones del mensaje oficial, no sólo la letra sino y sobre todo los propios comportamientos del poder.

Ginés González García. Salió a advertir sobre un crecimiento de los contagios por coronavirus

El Gobierno extendió en el tiempo una cuarentena razonable en el inicio, agotadora y poco útil después, hasta empezar a convalidar las flexibilizaciones de hecho. Lo muestran las estadísticas. La dureza contra cualquier crítica era parte del mismo cuadro, en lugar de articular un manejo flexible de las restricciones. El oficialismo apenas se contenía frente a las protestas opositoras, hasta que rompió cualquier esquema con movilizaciones propias para “recuperar la calle”. La increíble despedida a Diego Maradona coronó el desmanejo: no se trata de los supuestos contagios masivos o del alivio porque no ocurrieron –no estarían comprobados-, sino de su impacto como quiebre final y simbólico del discurso oficial. Desigualdad entre el poder y el común de la gente.

Frente a los que viene ocurriendo especialmente en la última semana y en la perspectiva del fin de año, Ginés González García recurrió al discurso del temor. “Si seguimos con lo que estuvimos haciendo estos últimos días, las cosas no van a mejorar. La segunda ola puede pasar mucho antes”, dijo. Sonó otra vez a ejercicio disciplinador.

El ministro aparece a la vez como vocero y como voz devaluada. En medios oficiales, suben y bajan las versiones sobre un recambio en Salud. Se verá. Pero de hecho y desde los inicios de la cuarentena, ese ministerio se convirtió en la expresión más visible de un doble comando, con poder a la vista del segundo escalón formal. Carla Vizzotti, virtual viceministra, ocupa un lugar de enorme peso.

Una de las contradicciones más ruidosas fue provocada por ese funcionamiento. El ministro puso en duda las fechas sobre el plan de vacunación con la Sputnik V, mientras su vice era parte de las negociaciones y gestiones más reservadas con Moscú. Se admite el malestar oficial por aquel episodio, cuyas estribaciones reaparecieron en medio de las versiones sobre recambios en el Gabinete. Ese cuadro fue recreado más de una vez desde los días de marzo en que el Gobierno dio un giro brusco y pasó de la subestimación a la cuarentena dura.

Lo de la vacuna es un dato político mayor. Desde hace meses, y por encima de intentos variados para instalar una “agenda pospandemia”, el Presidente apuntó razonablemente a colocar en primer lugar toda gestión para asegurarse la provisión internacional para un plan masivo de vacunación. El primer capítulo destacado lo escribió al anunciar el esfuerzo privado entre la Universidad de Oxford y AstraZeneca. Luego aparecieron Pfizer, tratativas con China y creció la opción de Rusia.

En el Gobierno se quejan de la “politización” del tema, en particular del acuerdo por la Sputnik V, cuando en rigor parece más bien un efecto de repercusión amplia antes que una discusión entre fuerzas políticas. Pero aún así, no podría mostrarse ajeno a las connotaciones hasta de internas y la falta de información clara, con contradicciones e interrogantes todavía no saldados sobre autorizaciones y aplicación en todas las franjas etarias.

“Operación Moscú”. Esa leyenda lucían los barbijos de la tripulación del avión que partió en el anochecer de ayer hacia Rusia. Intento de para vestir el primer embarque de vacunas. Alerta sobre las cifras de contagio, con carga de advertencia hacia la sociedad. Una nueva entrega de paternalismo en lugar de contención sanitaria.

Fuente: INFOBAE

SEGUIR LEYENDO:

JxC PIDE INFORME, QUE NO PIDE EL GOBIERNO NACIONAL

22/DIC/2020

Vacuna de Pfizer: diputados de Juntos por el Cambio piden al laboratorio que informe por qué aún no se llegó un acuerdo con el Gobierno

Los opositores Graciela Ocaña, Alfredo Cornejo y Claudia Najul presentaron un escrito ante la compañía para que detallen las condiciones que plantearon en el trato con la Argentina

En medio de la polémica sobre el acuerdo entre el Gobierno argentino con la farmacéutica Pfizer para la compra de vacunas contra el COVID-19, el cual según reconoció el ministro de Salud Ginés González García no está cerrado aún, diputados opositores enviaron este lunes una carta a los presidentes de la compañía para que den a conocer las condiciones que existieron en la negociación.

Graciela OcañaAlfredo Cornejo y Claudia Najul, legisladores de Juntos por el Cambio, realizaron la presentación de dos notas a “los presidentes del laboratorio Pfizer en Estados Unidos y en Argentina para que la empresa indique las condiciones que se le pidieron al Gobierno para acceder a la vacuna contra el COVID-19″, según señalaron en un escrito.

Los diputados explicaron: “Enviamos esta carta para tener información en base a las leyes de transparencia y las buenas prácticas de las empresas”. Asimismo agregaron: “Esta información es relevante dado que se encuentra en duda el accionar del Gobierno argentino respecto de la negociación por la adquisición de vacunas con esta firma”.

En ese sentido reclamaron: “Es necesario que se informe a la sociedad si las condiciones que se solicitaron a la República Argentina difieren de las que se han solicitado a otros países de la región latinoamericana como Ecuador, Chile, México o Canadá y Estados Unidos, los cuales ya han firmado convenios para el acceso a la vacuna de Pfizer BioNTech”.

El texto, que fue enviado a las sedes de Pfizer en Estados Unidos y en la Argentina, reclaman que se conozcan las razones por las que el Gobierno aún no llegó a un acuerdo con la firma, luego de que el ministro de Salud, Ginés González García, reconociera días atrás que el laboratorio exigió “condiciones un poco inaceptables”.

En ese sentido, los legisladores remarcaron que les resulta preocupante la posibilidad de que hayan existido otras condiciones que excedan la legalidad: “Por este motivo, como diputados de la Nación, hemos posibilitado que se sancione una ley para que justamente la Argentina pudiera acceder a vacunas como la de Pfizer en el menor tiempo posible”, sostuvieron.

Diputados opositores se metieron en la polémica entre el Gobierno argentino y Pfizer. (Foto: AFP)

Además, solicitan a la empresa que se indique las condiciones de distribución de la vacuna que exige Pfizer, así como también qué funcionario estuvo a cargo de las negociaciones y si las reuniones fueron grabadas o tienen carácter secreto.

También piden que se informe “si las cláusulas en los contratos están afectadas por la confidencialidad; si se diferencian las condiciones solicitadas al Gobierno con respeto a otros países americanos y si se firmó algún acuerdo de prioridad para acceder a la vacuna durante el período de estudio de la dosis realizado en el Hospital Militar de la Ciudad de Buenos Aires”.

El ensayo clínico de fase III de la vacuna de Pfizer/ BioNTech involucró a más de 44 mil personas en varios países simultáneamente, uno de los cuales fue la Argentina, donde hubo 4500 voluntarios. Las pruebas estuvieron a cargo de la Fundación Infant, en el Hospital Militar Central de la Ciudad de Buenos Aires.

El texto completo presentado por Juntos por el Cambio

Fuente: TN

VACUNAS VEDETTE

22/DIC/2020

Coronavirus en la Argentina: el Gobierno reactiva la negociación con Pfizer para traer al país 3 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19

La Casa Rosada intenta dejar atrás los cortocircuitos con el laboratorio internacional y destrabar la llegada del antídoto al país. Ginés González García encabeza las conversaciones

El gobierno de Alberto Fernández intensifica las negociaciones con Pfizer para intentar acordar el arribo al país de 3 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus. Las charlas se llevan adelante tras los roces con la compañía internacional y luego de que el ministro de Salud de la Nación Ginés González García habló de “condiciones un poco inaceptables” por parte del laboratorio.

En la Casa Rosada hay optimismo respecto a un posible acuerdo y esperan cerrarlo pronto. Entre los argumentos se encuentra que el país fue sede para las pruebas y que pese a eso aún no recibió ni una sola dosis del antídoto. Países de la región, entre estos Chile, ya sellaron un trato con Pfizer/BioNtech.

El empresario Nicolás Vaquer, titular de Pfizer en la Argentina y para América Latina, pidió a la casa matriz del laboratorio firmar el convenio con la Argentina. Existiría un problema de carácter logístico, ya que la firma internacional quería que el Estado argentino los contrate también para hacer el seguimiento de la aplicación. Eso quedaría zanjado con el correr de las horas.

Es el propio ministro Ginés González García el que encabeza las negociaciones. Se trata del funcionario que días atrás admitió que el Gobierno está “bastante molesto” con Pfizer por las supuestas condiciones que impone la empresa para cerrar el acuerdo. Es que la Casa Rosada impulsó en el Congreso la Ley de Vacunas, una iniciativa que se ajustaba a lo requerido por el laboratorio, pero que la firma internacional todavía considera insuficiente.

“En las negociaciones se nos pidió una ley para tener alguna seguridad. Esa ley estuvo en el Congreso pero luego desde la central en los Estados Unidos nos decían que no era suficiente, que había que hacer otra normativa, y pedían que el contrato no lo firmara yo sino el Presidente de la Nación”, aseguró el martes pasado el funcionario de Salud en conferencia de prensa.

A las conversaciones del titular de la cartera de Salud se suman las gestiones de Jorge Argüello, embajador argentino en Estados Unidos, que le envió una carta a la administración de Donald Trump para intentar buscar respaldo, aunque en la Casa Blanca se mostraron indiferentes.

Entre las preocupaciones del Gobierno se encuentra la supuesta dificultad del laboratorio para proveer las vacunas acordadas ya que la producción habría caído a la mitad.

Arribo de la vacuna rusa

Mientras tanto, la Casa Rosada espera el arribo a la Argentina del vuelo que traerá las primeras 300 mil dosis de la vacuna rusa Sputnik V, que se espera esté en el país el jueves por la mañana. Este lote servirá para inmunizar a 150.000 personas.

En principio, el vuelo con destino a Moscú saldrá a las 19.30 de este martes del Aeropuerto Internacional de Ezeiza “Ministro Pistarini”, con el objetivo de regresar al país con el primer cargamento de vacunas rusas. Se prevé que la llegada a Buenos Aires sea el jueves entre las 10 y las 11, aunque desde Aerolíneas Argentinas aseguraron que puede haber cambios de último momento porque se trata de “una operación logística que implica un movimiento muy grande”.

En ese sentido, este lunes por la tarde, indicaron que se estaban realizando los últimos trámites administrativos con Rusia y explicaron que tuvieron que modificar algunos permisos, lo que hizo que, más temprano, el horario del vuelo se reprogramara.

Fente: TN