afirman que en un año, el pollo aumentó hasta un 100% y la carne de vaca más del 65%

afirman que en un año, el pollo aumentó hasta un 100% y la carne de vaca más del 65%

El acceso a la proteína animal para los magros salarios de los consumidores argentinos cada vez se pone más difícil. Según un trabajo del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) los precios medidos a agosto, se dispararon un 63% para los cortes bovinos y hasta un 93% para el pollo en Buenos Aires pero los incrementos fueron aún mayores en Rosario y Córdoba. Pero desde la Cámara de Empresas Procesadoras Avícolas aseguran que para el caso del pollo, esos números son inferiores y a la salida de fábrica, el aumento acumulado en doce meses ronda el 80%.

El relevamiento de precios realizado durante la primera y la segunda quincena del mes de agosto de 2022 se hizo en 80 carnicerías de Capital y el Gran Buenos Aires y en 40 puntos de venta en supermercados.

De acuerdo con el IPCVA , los precios de los distintos cortes de carne vacuna mostraron, en promedio, alzas leves del 1,2% en agosto con respecto al mes de julio. Pero si se los compara con agosto de 2021, los precios promedio de la carne vacuna subieron un 63,8%.

Sin embargo, el salto mayor lo dio el pollo fresco que aumentó un 3,6% en agosto respecto de julio y registró una suba interanual para el octavo mes de un 93,8%.

Por su parte el precio del cerdo se incrementó un 78,6% en un año, con precios de cortes como el pechito de cerdo subiendo un 8,9% en un mes.

Causas

Según Roberto Domenech, presidente de CEPA, las causas del incremento del pollo en la industria, es decir, a la salida de fábrica, se estima en un 80% y se debe a varios factores. «Por un lado, el aumento de los precios del maíz y de la soja -alimentos fundamentales de las aves- a partir del conflicto ruso-ucraniano; la energía eléctrica, de la cual somos consumidores intensivos, nos aumentó entre el 140% y el 190 %; las paritarias se actualizan cada 90 días para no tener conflicto y se incrementa el salario o el jornal de acuerdo con lo que marca la inflación; y también la suba en el costo del transporte«, detalló Domenech.

En cuanto al comercio minorista, analizó: «Antes una carnicería tenía en su góndola el 60% de carne bovina, el 25% de pollo y 15% de cerdo. Hoy, prácticamente el 50% es de carne de pollo, o el 60% corresponde a pollo y cerdo. Pero el cajón de pollo entero de 20 kilos está hoy en $6.400, es decir, $320 por kilo con impuestos incluidos. Si el carnicero vende eso con un margen del 10% a 15% como trabajaba antes, va a tener $32 a $40 de ganancia por kilo y no te quepan dudas que con eso no paga la luz, si no aumenta sus márgenes, yo de seguro voy a tener dificultades para cobrarle después cuando le doy crédito. No puede compensar el margen que le dejaba la carne porque la carne la vende a $1.000 a $1.200, 10% para ponerle un número simbólico, son unos $150 que tiene, entonces aumenta también el margen de él», indicó.

Pero aseguró que las subas de precios no están en los niveles que sostiene el IPCVA. «De ninguna manera los aumentos están en esos valores«, dijo el empresario.

«En mi opinión el informe del IPCVA es tendencioso porque se toman puntos donde a veces los carniceros aumentan el pollo porque es el reemplazo de la carne», objetó Domenech. Y además, opinó que se deberían tener en cuenta las ofertas de los supermercados para determinar los incrementos de precio, también.

En tanto, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), indicó que el precio minorista del pollo verificó un incremento interanual del 87%, comparando primer semestre de 2022 con mismo período de 2021. Asimismo, la variación intermensual fue del 6%, superando los aumentos de la carne vacuna (2%) y la porcina (0%). De acuerdo con la BCR, esto «va de la mano con la elección de los consumidores de una proteína animal más barata en términos relativos, produciéndose a lo largo del año un claro efecto sustitución de la carne vacuna y porcina por la aviar que genera como resultado una demanda en ascenso que presionó al alza las cotizaciones de los productos avícolas». De todas maneras, la entidad informó que el nuevo precio de equilibrio entre oferta y demanda todavía sigue siendo más competitivo para el consumidor local, si se lo compara con los precios actuales de sus sustitutos cárnicos.

Además de las presiones inflacionarias y el efecto sustitución, para la BCR, los factores que explican estas alzas pueden analizarse tanto por el lado de la oferta como por el de la demanda. Por un lado, «se registró un aumento en los costos de los insumos y de los procesos del sector productivo, cuya suba se concentró en los insumos alimenticios, principalmente granos, como maíz, sorgo y menormente derivados de soja, los cuales en el transcurso del 2022 han exhibido amplias subas, de alrededor del 20%, para los productores de animales», explicaron desde la BCR. Además, mencionaron los aumentos de otros costos como el del cartón, la mano de obra y la electricidad.

Asimismo,el consumo ha ido creciendo año tras año en ventas internas y externas de productos avícolas. «La presión de la demanda sumado a las restricciones de oferta y las subas en los precios de los productos sustitutos cárnicos que se dieron a inicios de año, resultaron, en conjunto, en mayores cotizaciones de los productos avícolas de cara al mercado local», analizó la entidad rosarina..

Qué y dónde aumentó más

En detalle, en agosto, los precios de la carne vacuna en los barrios de nivel socioeconómico alto  y medio tuvieron alzas de 1,1% con respecto a julio. Mientras que en aquellos puntos de venta que atienden al nivel socioeconómico bajo, los precios aumentaron un 1,7%.

La carne de novillitos creció un 1,2%; la de novillos 2,0%; y la de vaquillonas y terneras 1,4%, con respecto a julio

En cuanto a las zonas geográficas, se registraron alzas moderadas de los precios en la Capital Federal y el oeste del GBA y leves en las zonas norte y sur del GBA.

En las carnicerías, durante agosto los precios mostraron subas leves, del 0,9% respecto del mes anterior y en los supermercados crecieron el 2,1%.

«Actualmente, cortes como el peceto tienen un precio cercano a $223 por kilo más alto en los supermercados con respecto a las carnicerías, mientras que la colita de cuadril tiene un precio aproximadamente $169 superior en los supermercados comparado con el precio observado en las carnicerías», indicó el informe.

En el caso del lomo, la diferencia se acerca a un nivel de $76, exhibiendo también un precio superior en los supermercados con relación a las carnicerías. En los casos de los cortes más demandados, como los cortes de la rueda utilizados en la preparación de milanesas, la diferencia de precios se acerca a los $227, en el caso de la nalga, siendo los precios más económicos en los supermercados; en carne picada los supermercados venden el producto a un precio $3 más bajo que el de las carnicerías, mientras que, para el asado, los supermercados ofrecen el producto a un precio inferior en cerca de $156 por kilogramo al de las carnicerías.

Las otras carnes mostraron comportamientos similares: el pechito de cerdo resultó $55 más económico en los supermercados; y el precio del pollo fresco entero fue inferior en $82 por kilogramo en las grandes superficie

En los últimos doce meses, la carne vacuna tuvo un precio relativo significativamente inferior, (-14,9%), al registrado un año atrás frente a la carne aviar. «En agosto de 2021 podían adquirirse 3,58 kilogramos de pollo fresco entero con un kilogramo de asado y en el último mes de agosto de 2022, la capacidad de compra del corte asado (carne vacuna) en términos de carne aviar se redujo a 3,04 kilogramos»; señaló el IPCVA. Además, frente al pechito de cerdo, el asado mostró un precio relativo un 7,7% inferior y el poder de compra de la carne vacuna se redujo de 1,47 a 1,35 kilogramos de carne de cerdo comparando los meses de agosto de 2021 y 2022.

Rosario

Los precios minoristas de la carne vacuna medidos en 30 puntos de venta de la ciudad de Rosario y 15 supermercados mostraron una suba del 1,0% con respecto a julio y del 65,6% con respecto a agosto de 2021. El precio del pollo fresco creció un 5,3% con respecto ala mes anterior y el 102,6% en un año. Por su parte, el precio del pechito de cerdo exhibió un aumento del 11,7% con respecto a julio y del 82,2% en doce meses.

Las variaciones de precios más relevantes del mes de agosto de 2022 se dieron en hamburguesas congeladas (+8,3%), hamburguesas caseras (+3,2%), y picada común (+2,6%).

Córdoba

De acuerdo con el relevamiento del IPCVA en 30 puntos de venta de la ciudad de Córdoba y 15 supermercados la carne vacuna tuvo un incremento del 1,6% en agosto lo que representa un alza del 65,9% en un año. El pollo fresco subió el 2,3% con respecto al mes anterior y un 100,7% con respecto a agosto de 2021. En tanto, el pechito de cerdo, respectivamente.

Los cortes que exhibieron las alzas de mayor magnitud con respecto a julio han sido el bife angosto, (+2,9%), la carne picada especial (+2,8%), y el lomo, (+2,7%). El precio de la carnaza común bajó un (-2,7%).



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.