Aníbal Fernández mostró una foto para defender la actuación de la Policía Federal el día del ataque a Cristina Kirchner

Aníbal Fernández mostró una foto para defender la actuación de la Policía Federal el día del ataque a Cristina Kirchner


Aníbal Fernández fue una de las sorpresas en la reducida comitiva que acompañan a Alberto Fernández en la gira que acaba de comenzar en Estados Unidos. El ministro de Seguridad se refirió al ataque contra Cristina Kirchner, que lo colocó en el centro de las críticas de La Cámpora y el cristinismo, defendió la tarea de la Policía Federal, a cargo de la custodia de la Vicepresidenta y descartó que el círculo de militantes –la guardia pretoriana– que rodean a CFK adonde quiera que vaya dificulte el trabajo de los custodios oficiales.

«La primera cápsula es de la Policía Federal y tiene que serlo sí o sí. Y cuando les muestre la foto se van a dar cuenta que están los cuatro alrededor cubriendo ese espacio», señaló Fernández minutos antes de aterrizar ante la consulta de Clarín en un diálogo con los periodistas que cubren el viaje oficial.

La imagen a modo de prueba a la que alude el ministro y acompaña esta nota muestra al subinspector Santiago Guglielmoni (1), el comisario Vicente Pelegrino (2) y los principales Matías Fernández (2) y Guillermo Galló (4).

Fernández insistió en que los policías intentaron sacar a la Vicepresidenta del lugar, luego de que Fernando Sabag Montiel gatillara, aunque CFK se quedó 6 minutos más saludando a la militancia como si nada hubiera ocurrido. «Ellos dicen vamos. Está en varias declaraciones (…) Es muy difícil decirle que no lo haga (que siga caminando) si nadie entiende qué está pasando. En ese momento todos teníamos una enorme confusión porque no se veía qué pasaba. La expresión de la fuerza es sacarla de ese lugar», consignó y enfatizó que no responsabiliza a la vicepresidenta por esa actitud.

El ministro de Seguridad se mostró satisfecho por la tarea de la jueza María Eugenia Capuchetti y del fiscal Carlos Rivolo, a cargo de la investigación, que fueron cuestionados por dirigentes de La Cámpora y el kirchnerismo duro. «Yo siento que se están haciendo muy bien las cosas y que no se han detenido en nada. Hasta ahora eso es lo que yo veo», dijo.

Arriba del avión. Aníbal Fernández en conferencia de prensa.

A pesar de su defensa encendida de la tarea de la Federal, Fernández reconoció que desde la noche del incidente hay un sumario interno para evaluar cambios en el Protocolo número 7, que regula la seguridad de la ex presidenta.

Follow the money: «Los copitos no dan»

El ministro pidió avanzar en el seguimiento de la pista del financiamiento de la denominada «banda de los copitos», que integran Sabag Montiel, Brenda Uliarte y Nicolás Carrizo, detenidos por el ataque a CFK. «Hay un documento muy fuerte de Homeland Security que dice puntualmente follow the money, sigan la guita. (…) Nosotros creemos que es imperioso buscar la plata», consignó sobre el atentado que mantiene en vilo a la política argentina y que el Presidente condenará en su discurso del martes en la Asamblea General de la ONU.

Fernández no descartó posibles vinculaciones entre el el empresario Nicolás Caputo -«el hermano de la vida» de Mauricio Macri– y el grupo Revolución Federal, luego de que Jonathan Morel -líder de la agrupación antikirchnerista- admitiera haber cobrado $1,7 millones del Grupo Caputo. «Es un elemento que la Justicia tiene que evaluar. Como expresión suelta en sí misma es muy densa. Pero hasta que la Justicia no diga algo no puedo decir nada yo», dijo.

El jefe de la Cartera de Seguridad no cree que los detenidos sean los únicos responsables de la logística para intentar matar a la vicepresidenta. «Los copitos no dan para eso, ésta es la presunción», resumió en su contacto con los medios.

Fernández descartó pedir información sobre el fallido atentado a los delegados de Home Security, la DEA, la Policía de Nueva York y el FBI con los que se entrevistará este lunes. «No estamos necesitando información. Y además nos han ofrecido al segundo cuando empezamos a trabajar», señaló.

Por último, el ministro apuntó contra la inacción de la Policía porteña y contra la Justicia por no haber actuado antes en la noche de la llamada Marcha de las antorchas -organizada por Revolución Federal- a la que asistió Uliarte, entre otros detenidos, y militantes arrojaron palos encendidos a la Casa Rosada. «Debería haber actuado la Policía de la Ciudad, no actuó en forma rápida y la instrucción que nosotros dimos fue usemos los hidrantes. Usamos los hidrantes y apagamos esas antorchas. Nosotros no somos de pegar. Nosotros no somos de agredir», señaló el ministro que pasó de ser un cristinista duro a un defensor de la reelección de Fernández de la que ya casi nadie habla.

Enviado Especial a Nueva York



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.