Casarse pasó de moda, pero un dato muestra cómo ahora los porteños formalizan sus parejas

Casarse pasó de moda, pero un dato muestra cómo ahora los porteños formalizan sus parejas


Que los porteños se casan cada vez menos no es nuevo. Lo que se descubrió ahora es que la unión civil viene compensando esa baja en las últimas dos décadas. El dato es del informe de 2021 publicado este mes por la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires, que compara registros desde 2004 hasta el año pasado.

Según el relevamiento, la cantidad total de uniones -sean matrimoniales o civiles convivenciales- bajó apenas un 1% en el período analizado. Son 15.046 de 2004 contra 14.885 en 2021.

“Es verdad que cae la cantidad de matrimonios pero, si se amplía la mirada, se ve que eso va complementado por la unión civil. Entonces la cantidad total varía poco”, analiza José María Donati, director general de Estadística y Censos de la Ciudad.

Los porteños, de uno u otro modo, siguen entonces formalizando. Lo que cambia es la composición. En 2004, era de más de 99% matrimonios y menos de 1% de uniones civiles. En 2021, 80% y 20% respectivamente.

“Creemos que esta baja de la participación de matrimonios a favor de las uniones civiles puede deberse a que estas últimas tienen menor rigurosidad legal y son mucho más fáciles de disolver que un matrimonio”, observa Donati.

Para ilustrar aún mejor el cambio en las proporciones, la Dirección analizó los casos de parejas heterosexuales, que son las que tuvieron la opción de matrimonio durante todo el período analizado. Así es cómo observó que en 2004 por cada unión civil hubo 217 matrimonios, valor que bajó a dos dígitos en 2006 y a solo uno de 2018 en adelante. En el último año, hubo cuatro matrimonios por cada unión civil.

Aunque la matrimonial es la unión que sigue predominando en la Ciudad de Buenos Aires, no solo bajó en términos relativos sino también absolutos: de 2004 a 2021 disminuyó un 20%. Las uniones civiles, en cambio, son menos que los matrimonios pero registran una tendencia ascendente con oscilaciones hasta 2013. Entre 2016 y 2021, prácticamente se quintuplican, de acuerdo al informe.

Además de la menor rigurosidad de la unión civil comparada con el matrimonio, el cambio también obedece al aumento de parejas que tenían una convivencia de al menos dos años y decidieron inscribir su unión, que en 2021 son 39 veces más que las de 2004.

Influye además la aparición de la figura del divorcio exprés, que eliminó el plazo de tres años de separación para iniciar la disolución del vínculo. Incluso la del divorcio contradictorio, por la cual basta para iniciarlo que uno de los cónyuges tenga la voluntad de hacerlo.

Otra clave a favor de la unión civil es su incorporación en los requerimientos de los trámites de las obras sociales o prepagas. Una posibilidad que también puede obtenerse con el Certificado de Convivencia, el cual permite incluso pedir un crédito en forma conjunta y puede solicitarse para cada trámite que lo requiera.

El 80% de las parejas formalizan su unión con un casamiento y el 20% elige la unión civil. Foto Guillermo Rodríguez Adami

Los cambios a partir del matrimonio igualitario

El mismo informe remarca un dato relevante a partir de 2010: una vez legalizado el matrimonio igualitario, el casamiento se convirtió en la principal opción elegida por las parejas del mismo sexo e hizo desplomar sus uniones civiles a su mínimo en 2011. En ese año, representaron apenas el 4% de las uniones entre gente del mismo sexo.

Antes era al revés: la unión civil era adoptada por parejas del mismo sexo, que eran mayoría en esa modalidad. “Al principio era un mecanismo ‘aprovechado’ por las parejas homosexuales, mientras que después empezó a haber preeminencia de heterosexuales, a medida que iba haciéndose más conocido”, recuerda Donati.

Desde que se aprobó el matrimonio igualitario, esa forma de unión es la opción más elegida por parejas del mismo sexo. Foto Shutterstock

Desde que se aprobó el matrimonio igualitario, esa forma de unión es la opción más elegida por parejas del mismo sexo. Foto Shutterstock

Hoy la proporción entre matrimonio y unión civil es similar entre parejas heterosexuales y homosexuales, aunque la mayoría (93,8%) de las que se unen ya sea civil o matrimonialmente son de diferente sexo.

La Dirección también separó los datos por edades. Y descubrió que en las uniones civiles de distinto sexo los varones tienen una edad más alta que las mujeres al momento de inscribirse, de en promedio casi tres años.

Los varones en uniones de igual sexo, en cambio, son más jóvenes, mientras que las mujeres son de una edad media apenas por encima de aquellas que conviven en parejas heterosexuales (35,4 años y 35,8 años).

Aunque en un principio las uniones civiles -Ley N° 1.004- eran diferentes de las convivenciales, con el Código Civil y Comercial de 2015 fueron unificadas. Hoy la unión civil convivencial regula el “concubinato” y establece derechos y obligaciones para la pareja similares al matrimonio tradicional.

NS



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.