cuánto cuesta viajar a las mejores playas antes del verano

cuánto cuesta viajar a las mejores playas antes del verano


Sol a pleno, mar cálido y cerveza helada. El Nordeste de Brasil se presenta como una opción tentadora para descansar unos días en la recta final del año y como un adelanto a las vacaciones de verano. Al mismo tiempo, como son meses de temporada baja, los viajeros puede aprovechar que los precios son más accesibles y que hay menos gente en los destinos.

El presidente de la Agencia Brasileña de Promoción Internacional del Turismo (Embratur), Silvio Nascimento, señala a Clarín: “El Nordeste representa un gran patrimonio, por sus playas, su cultura y su gastronomía. Nuestros queridos vecinos de Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay y de toda América Latina, conocen el sur de Brasil y Río de Janeiro como si fueran su propia casa»

«Pero los itinerarios de sol y playa disponibles en esta región ofrecen otra experiencia: tenemos ciudades y pueblos pequeños con excelente infraestructura turística, precios competitivos y la posibilidad de reconexión total con una naturaleza exuberante”, dice el funcionario.


Postal de Arraial d´Ajuda, cerca de Porto Seguro. Foto Shutterstock

Y agrega: “Estamos ampliando la red de frecuencias aéreas y tenemos cada vez más vuelos directos desde Argentina hacia el Nordeste. Por eso esperamos que este movimiento sea un catalizador para el turismo en toda la región. Por lo tanto, los invito a que vengan a enamorarse de Brasil”.

Al consultar a los operadores turísticos, Paula Cristi, gerente General de Despegar para Argentina y Uruguay, destaca que “Brasil es siempre uno de los destinos internacionales preferidos de los argentinos y se prevé que este interés siga creciendo aún más. Se calcula que no solo habrá más vuelos semanales a Brasil, sino que se sumarán nuevas rutas y lugares de partida”.

Según explica, “los paquetes son un producto muy elegido porque están pensados para que el viajero no tenga que preocuparse por nada, incluyendo el vuelo y el alojamiento, e incluso, algunas actividades y traslados. Además, suelen ser más convenientes que comprar cada servicio por separado y se congela el precio en pesos argentinos al momento de la compra”.

Erika Schamis, directora de Producto de Almundo, afirma:“Nuestro destino predilecto por los argentinos es Brasil, sin dudarlo. Para todo tipo de pasajeros, de toda edad: luna de miel, despedida de solteros, familia, amigas. Es una alegría ver al destino tomar relevancia nuevamente”.

Panorámica de las piscinas naturales de Maragogi. Foto Shutterstock
Panorámica de las piscinas naturales de Maragogi. Foto Shutterstock

“Brasil es uno de los destinos más elegidos y se pueden encontrar playas para todos los gustos, tranquilas y no tanto, pero siempre hermosas. Estamos sumando más destinos para que nadie se quede con las ganas de viajar”, sostiene Brenda Gache, gerente de Producto de Avantrip.

A su vez, Lourdes Mauro, Business Unit Manager de Biblos, hace hincapié en que «en esta época del año, el destino comienza a generar más demanda y muchos aprovechan estos meses con muy buenas tarifas y siempre garantía de buen clima en el Nordeste brasileño. Las conexiones aéreas también han mejorado, y a eso se suma una oferta hotelera muy variada y de excelente nivel».

Precios y paquetes

Embratur facilitó algunos precios de referencia para los viajeros. Hay que tener en cuenta que la comida de los vendedores ambulantes y puestos en la playa cuesta un 15% menos promedio que en los restaurantes. Un dólar equivales a 5,25 reales.

-Comidas: Choclo hervido, desde 5 reales; petiscos y bolinhos (4 a 8 croquetas), entre 25 y 38 reales; ración de batata (papa) o macaxeira (mandioca) frita, entre 20 y 25 reales; platos para 2 personas abundantes (pescado a la plancha, frutos de mar, pollo grillado o carne al sol, con 2 guarniciones).

Una caipirinha, típica bebida de Brasil. Foto Mario Quinteros
Una caipirinha, típica bebida de Brasil. Foto Mario Quinteros

-Bebidas: Agua de Coco, entre 8 y 12 reales; jarra de jugo de frutas, entre 18 y 22 reales; agua mineral y gaseosas, entre 5 y 8 reales; cerveza en lata, entre 6 y 8 reales; caipirinha, entre 12 y 24 reales;helado, entre 5 y 10 reales.

A continuación, paquetes para octubre, noviembre y diciembre por persona en base doble:

-En Porto Seguro, 5 noches en octubre con vuelos y hospedaje con desayuno, $ 139.000. Reserva flexible. (Despegar).

-En Costa do Sauípe, 5 noches en noviembre con vuelos y resort all inclusive, $ 224.000 (Despegar).

-7 noches all inclusive en Iberostar Bahia, en Praia do Forte, con vuelos, traslados y asistencia, $ 594.807; Family Plan, $ 509.150 (All Seasons).

-7 noches en Club Med Trancoso con pensión completa, traslados y aéreos, desde $ 420.000 (Biblos).

-Porto de Galinhas, 5 noches en octubre por $ 169.000, con aéreos y hotel y desayuno buffet (Despegar).

-En Maragogi, 7 noches en nov/dic por $ 307.700, con aéreos, traslados y excursión (Almundo).

-En Pipa, 7 noches en diciembre en hotel con desayuno por $ 244.566. Incluye aéreos, traslados y asistencia al viajero (Almundo).

Descanso en Jericoacoara, en el Nordeste de Brasil.
Descanso en Jericoacoara, en el Nordeste de Brasil.

– En Jericoacoara, 7 noches en hotel con desayuno, con aéreos y seguro, $ 186.085 (Avantrip).

– 7 noches all inclusive en diciembre en Grand Palladium Imbassaí, aéreos, asistencia y habitación familiar para 4, $ 282.206 (Avantrip).

-7 noches en Pipa en hotel con desayuno por $ 215.850, con aéreos y seguro. Para viajar a principios de diciembre (Avantrip).

A continuación, 7 playas del Nordeste para ir palpitando el verano.

1) Porto Seguro

Es la entrada a la región conocida como la Costa del Descubrimiento, ya que aquí llegaron los portugueses en 1500, en el extremo sur del estado de Bahía. Por eso, el centro histórico preserva las huellas del inicio del período colonial brasileño y vale la pena tomar alguna de las visitas guiadas para comprenderlo mejor.

Las playas de Porto Seguro tienen vegetación exuberante. Foto Embratur
Las playas de Porto Seguro tienen vegetación exuberante. Foto Embratur

A más de 700 km al sur de la capital bahiana, Salvador, este destino es célebre por la belleza de sus playas, su infraestructura turística y la onda joven (muchos egresados secundarios y grupos de amigos eligen Porto).

Todas las playas tienen su encanto, desde las que ofrecen barracas y fiestas en la orilla del mar, hasta las familiares y las semidesiertas. Y todas están conectadas por la avenida Beira-Mar, una costanera céntrica que recorre toda la costa, y en ese camino van apareciendo una tras otra.

Para quienes llegan indecisos a la ciudad, lo mejor será ir directamente a Praia de Taperapuã, donde la fiesta está garantizada o Praia do Mutá, más exclusiva y apacible. Otras opciones son Ponta Grande, Mundaí, Praia Coroa Vermelha, Praia de Curuípe y la pequeña Pitacimirim.

Las calles de Porto Seguro por la noche. Foto Shutterstock
Las calles de Porto Seguro por la noche. Foto Shutterstock

El escenario gastronómico se concentra en la “Passarela do Descobrimento”, que ostenta una seguidilla de bares, restaurantes, ferias de artesanías y galerías de arte.

Para llegar, lo más directo es el aeropuerto de Porto Seguro, que recibe vuelos de varias ciudades de Brasil.

Trancoso y Arraial d’Ajuda

Trancoso está a 26 km de Porto Seguro y ofrece alta calidad de servicios. Con aguas cálidas y cristalinas, tiene playas semidesiertas, como Itaquena y Patimirim. En esta zona, lo mejor es adentrarse en la Praia dos Coqueiros, y sentarse en cualquiera de sus paradores a saborear platos típicos.

La Playa de los Nativos es la más concurrida, y se pueden hacer cabalgatas, kayak o surf. Este destino tiene también campos de golf, entre los acantilados, la vegetación frondosa y las dunas frente al mar.

La playa de Pitinga en Arraial d´Ajuda. Foto Shutterstock
La playa de Pitinga en Arraial d´Ajuda. Foto Shutterstock

En la dirección opuesta se encuentra Arraial d’Ajuda, adonde se llega con una balsa desde Porto Seguro. Se trata de paisajes increíbles con aguas cálidas, formaciones rocosas y piscinas naturales. La playa de Pitinga es una parada obligada para los visitantes por sus acantilados, mientras que Praia do Taípe, Araçaípe y Ponta do Apaga-Fogo –junto al río Buranhém– son más tranquilas.

Cuando cae el sol, gana protagonismo la Rua do Mucugê, conocida como la “calle con más encanto de Brasil”. Gran plan para pasear a la noche.

2) Imbassaí & Costa do Sauipe

Descanso all inclusive. En el litoral norte de Bahía, distintos emprendimientos convirtieron esta zona de playa en un gran centro turístico, de la mano de la construcción de la ruta Linha Verde. A 60 km de Salvador, Imbassaí convoca visitantes con servicios all inclusive y de lujo en playas solitarias, como ocurre en Costa do Sauipe al norte y Praia do Forte al sur.

Imbassaí tiene buenas playas e infraestructura hotelera de lujo. Foto Shutterstock
Imbassaí tiene buenas playas e infraestructura hotelera de lujo. Foto Shutterstock

Imbassaí tiene unos 6 km de playas, que albergan dunas de arena blanca y una zona de manglares preservada. Aquí se puede recorrer el río Imbassaí, que se encuentra con el mar en la Costa dos Coqueiros.

Como el acceso en auto es limitado, se puede pasear por la playa sin apuro y descubrir los bares y paradores. Precisamente, una de las actividades preferidas consiste en caminar por los senderos con calzado cómodo, explorando la vegetación y visitando los pueblos cercanos. También se destacan la práctica de surf durante la marea alta, el Stand Up Paddle, las piraguas y los paseos en barco.

Hay varias posadas y, para quienes buscan una experiencia más lujosa, el resort Grand Palladium Imbassaí es el 5 estrellas más conocido de la región. No muy lejano, el Resort Costa Dos Coqueiros es opción de alojamiento en Imbassaí, con su restaurante con vistas al mar y sauna.

Para visitar: la playa casi desierta de Santo Antônio ofrece tanto piscinas naturales para quienes buscan una experiencia tranquila y relajante, como olas de surf para quienes esperan que suba la marea.

Costa do Sauipe, para vacaciones en resort all inclusive. Foto Shutterstock
Costa do Sauipe, para vacaciones en resort all inclusive. Foto Shutterstock

Unos 20 km separan Imbassí de Costa do Sauipe, un destino para descansar en familia o con amigos. El resort tiene más de 1.200 apartamentos, distribuidos en cuatro alas, con una estructura completa para eventos corporativos, sistema todo incluido, 9 bares, restaurantes y 10 piscinas, entre muchas otras atracciones.

Se puede salir a caminar por Vila Nova da Praia, donde hay una iglesia rodeada de árboles, una heladería, restaurantes y hasta un circo.

Desde estos resorts se pueden contratar excursiones para visitar Salvador: con una fuerte influencia de la cultura africana, la música, la gastronomía y el sincretismo religioso son las mayores características de la capital bahiana. Imperdible: el famoso centro histórico Pelourinho, reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

3) Praia do Forte

La belleza de Praia do Forte, en Bahía. Foto Shutterstock
La belleza de Praia do Forte, en Bahía. Foto Shutterstock

A 80 km de Salvador, en el estado de Bahía, Praia do Forte es una villa de pescadores que con los años se convirtió en uno los balnearios favoritos de los argentinos: no solo llegan hasta esta playa con los vuelos a Salvador, sino que suelen comprar paquetes que combinan ambos destinos.

El lugar tiene alojamientos para distintos gustos y presupuestos, desde posadas con desayuno o media pensión, hasta hoteles all inclusive.

Con arrecifes cercanos, un centro comercial animado y playas con oleaje suave y palmeras, Praia do Forte le debe su nombre al Forte dos Reis Magos. Se trata de un ícono histórico que se encuentra a pocos kilómetros.

El Proyecto Tamar de las tortugas marinas, en Praia do Forte. Foto Embratur
El Proyecto Tamar de las tortugas marinas, en Praia do Forte. Foto Embratur

Los turistas aprovechan la ocasión para visitar el Proyecto Tamar, encargado de la protección de tortugas marinas. Entre tanques y acuarios de agua salada, hay ejemplares de la fauna marina y cuatro de las cinco especies de tortugas que viven en Brasil, en diferentes etapas de su vida.

4) Porto de Galinhas

Las piscinas naturales al ritmo de las mareas. A 63 km de Recife, Porto de Galinhas es una de las playas más bonitas de Brasil, con aguas cristalinas casi sin oleaje y peces de colores.

Porto de Galinhas tiene piscinas naturales para navegar y hacer snorkel. Foto Shutterstock
Porto de Galinhas tiene piscinas naturales para navegar y hacer snorkel. Foto Shutterstock

Según la hora del día, el horizonte se llena de jangadas, las típicas barcazas en las que los turistas se trasladan hasta los recodos de los arrecifes de coral para hacer snorkel y ver los cardúmenes en el mar cálido.

Galinhas tiene gran demanda en el Nordeste de Brasil, ya que su barrera coralina alcanza a la playa vecina de Muro Alto, con tres kilómetros de arrecifes que frenan el movimiento del mar, suavizando al mínimo el oleaje. Muro Alto es una de las playas preferidas por quienes buscan un viaje de descanso y servicios de lujo, ya que en su orilla hay un gran complejo de resorts.

En el litoral sur de Pernambuco, este destino también ofrece snorkel, kayak, buceo y excursiones por el río Maracaípe, donde se observan hipocampos. En cuanto a las playas, las más conocidas son Maracaípe y Cupé, con arenas blancas y cocoteros, y la mayoría de los hoteles está a lo largo de los 18 km de costa.

Las típicas "jangadas" para navegar en Porto de Galinhas. Foto Shutterstock
Las típicas «jangadas» para navegar en Porto de Galinhas. Foto Shutterstock

Un consejo: salir a caminar varios kilómetros cuando cae el sol y llegar hasta la playa Porto de Galinhas, justo frente a la villa con el mismo nombre. Allí hay posadas, restaurantes y negocios con un ambiente vibrante. Otra buena opción es alquilar un auto: el tránsito local es tranquilo.

Se vuela a Maceió o a Recife, y esta última suele recorrerse en tours junto a la colonial y cercana Olinda.

5) Maragogi

Se la conoce como “el Caribe brasileño”. A menos de dos horas de las capitales más cercanas, Maceió y Recife, Maragogi es famosa por sus playas con piscinas naturales cristalinas, como las de Porto das Pedras, São Miguel dos Milagres y Japaratinga.

Las piscinas naturales de Maragogi. Foto Shutterstock
Las piscinas naturales de Maragogi. Foto Shutterstock

A 130 km de Maceió, la capital de Alagoas, aquí la arena es blanca y el mar es cálido. La naturaleza exuberante, el clima agradable todo el año y el snorkel para ver peces de colores convierten a Maragogi es un destino muy codiciado del Nordeste.

Las playas más lindas son Antunes y Barra Grande, a 7 km del centro, en dirección a Recife. Y en esta última playa, cuando baja la marea baja se forma un banco de arena en el medio del mar, al que lo llaman como el “Camino de Moisés”.

En Maragogi se hace snorkel entre los arrecifes para ver peces de colores. Foto Shutterstock
En Maragogi se hace snorkel entre los arrecifes para ver peces de colores. Foto Shutterstock

Si bien Maragogi ofrece turismo de alojamientos de lujo con servicios todo incluido (por ejemplo, el Salinas Magagogi All Inclusive Resort, con una ubicación privilegiada), el balneario cuenta con infraestructura de hoteles y posadas para distintos presupuestos. Pero en toda la costa de los corales -que va de Recife a Mararogi- hay muy buenas opciones.

6) Pipa

Acantilados y delfines. Famosa por sus extensas playas, Pipa se encuentra a unos 80 km de Natal, la capital de Rio Grande do Norte. Este balneario tiene clima tropical y recibe turistas de todas partes del mundo, en un ambiente distendido.

Las playas de Pipa, en Rio Grande do Norte. Foto Shutterstock
Las playas de Pipa, en Rio Grande do Norte. Foto Shutterstock

A metros del centro del pueblo, animado de día y de noche, la llamada Playa del Centro es la que más muestra los cambios en la marea: según la hora, casi no habrá espacio en la arena junto a los paradores o habrá extensos kilómetros para caminar con la marea baja.

Es una playa de fácil acceso, ideal para las familias con chicos, especialmente en los horarios de la marea baja, cuando las aguas del mar forman lindas piscinas naturales.

Cerca de ahí pero con cierta dificultad de acceso, Bahía de los Golfinhos atrae a los viajeros que aman tener un contacto más íntimo con la naturaleza y que hasta se animan a nadar entre delfines. Las aguas son calmas y de temperatura agradable, perfectas para nadar en forma relajada. El mar es como una piscina y los delfines saltan y hacen piruetas en el aire, acostumbrados a estar cerca de la gente. También hay excursiones embarcadas para verlos de cerca y pasar un día inolvidable.

La playa de Madeiro, una de las más famosas de Pipa. Foto Shutterstock
La playa de Madeiro, una de las más famosas de Pipa. Foto Shutterstock

En Golfinhos hay algunas barracas simples para disfrutar de un jugo de frutas o de una cerveza bien helada. Pero atención: es muy importante estar atento al reloj, porque es preciso volver antes de que suba la marea.

Sin embargo, el mejor lugar para alejarse de todo en un entorno exuberante es la Playa de Madeiro, a 4 km del centro. Hay varios paradores con reposeras y sombrillas, donde hay restaurantes que ofrecen pescado asado y caipirinhas.

La costa tiene 1 km de extensión, ideal para hacer caminatas. Muy frecuentada por surfistas y por practicantes de otros deportes acuáticos, como kayak o stand up paddle, Madeiro alberga el Santuario Ecológico de Pipa encima de los acantilados.

¿Cómo llegar? En auto o con las combis que salen del centro. Para tener en cuenta: es necesario bajar escaleras para llegar al nivel del mar.

7) Jericoacoara

Las famosas hamacas para descansar en Jericoacoara. Foto Shutterstock
Las famosas hamacas para descansar en Jericoacoara. Foto Shutterstock

Conocida como Jeri, este destino se encuentra en el estado de Ceará, a 300 km de la capital y puerta de entrada, Fortaleza. Con aguas poco profundas y olas pequeñas, el mar de Jeri es ideal para la práctica de Stand Up Paddle, kitesurf y vela.

En las playas hay chiringuitos que ofrecen comidas, bebidas y reposeras, mientras que son famosas las hamacas sobre las lagunas y los paseos en las dunas de 30 metros en el Parque Nacional.

Dunas y lagunas en Jericoacoara, estado de Ceará. Foto Shutterstock
Dunas y lagunas en Jericoacoara, estado de Ceará. Foto Shutterstock

La cita de todas las tardes es en la duna Pôr do Sol para disfrutar de los colores del ocaso.

Mirá también



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.