De nuevo con la Ley de Lemas: ahora en San Juan

De nuevo con la Ley de Lemas: ahora en San Juan

Hace varios años el nombre de Sergio Uñac era mencionado cuando los analistas políticos querían encontrar algún gobernador peronista, exitoso, joven y con perspectivas de poder tener un papel protagónico en la política nacional. Todo indica que esto pasará a ser historia antigua a partir de las decisiones que tomó Uñac en los últimos días al acordar con su archi-adversario, el ex gobernador José Luis Gioja, un cambio drástico en las leyes que regían el régimen electoral de la Provincia de San Juan.

A partir de esta llamativa alianza logró las mayorías legislativas necesarias para anular las PASO e incorporar la Ley de Lemas. Estos cambios, que la oposición está denunciando porque no respetaron ni los tiempos ni los procesos requeridos en la Justicia provincial -controlada por el tándem Uñac-Gioja- van a convertir a la provincia de San Juan en una más de aquellas manejadas autoritariamente durante décadas por el mismo grupo político.

San Juan, que por mucho tiempo parecía imitar en su calidad democrática a la provincia de Mendoza, lamentablemente pasa a asimilarse al grupo de provincias que, como Santa Cruz, Formosa, Santiago del Estero, San Luis y Misiones, son gobernadas hace décadas por un mismo grupo de poder. La pregunta es, ¿qué pasó para que haya ocurrido un suceso de esta gravedad institucional?

En primer lugar podemos ver un “clima de época” en el oficialismo del interior que se ha construido con particular intensidad entre los Gobernadores que formaron el Grupo Norte Grande.

Este conjunto de peronistas que incluyen a los mencionados, más algunas provincias más, vienen planteando propuestas institucionalmente disparatadas como ampliar a 25 miembros la Corte Suprema de Justicia para que haya un Supremo por Provincia, hasta reclamar una suerte de suma fija del 40 por ciento del monto que se asigna a Obras Públicas en el Presupuesto Nacional.

Esta búsqueda de protagonismo se da en un marco donde su Gobierno Nacional los deja de lado para apuntalar a la Provincia de Buenos Aires ante las elecciones del 2023. En segundo lugar, también, ha habido una suerte de “vale todo” para evitar la vuelta del “neoliberalismo”. En San Juan, con Paso y sin Ley de Lemas era muy posible que Uñac perdiera las próximas elecciones.

Así las cosas, estos cambios en el régimen electoral de la Provincia de San Juan agrava la ya golpeada institucionalidad democrática de la Argentina y complica el funcionamiento de un federalismo que no ha logrado, a través de los más variados regímenes promocionales, mejorar el funcionamiento de las provincias y generar los cambios que hacen falta para sacar a su gente del atraso y la frustración.

¿Se comprenderá, en algún momento, que esta “jugarreta” enturbia el régimen democrático? A pocos meses de las elecciones y sin el consenso de todas las fuerzas políticas, constituye un gravísimo retroceso que va a repercutir negativamente en las posibilidades de progreso de nuestro país.

Eduardo Jacobs es magíster en filosofía de la economía de la Universidad de Cambridge y especialista en políticas públicas.



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.