«Destruyó a una familia completa», el dolor de la expareja de la mujer descuartizada y quemada en Campana

"Destruyó a una familia completa", el dolor de la expareja de la mujer descuartizada y quemada en Campana


La expareja de la mujer descuartizada y quemada en la casa de un vecino de Campana dijo este domingo que la víctima era «maravillosa», que no tiene «palabras de consuelo» para su hija adolescente que convivía con la mujer y que no solo mataron a una persona, sino que se «destruyó a una familia completa».

Se trata de Francisco, quien fue pareja de María Alejandra Abbondanza (38) y con quien tenían una hija en común. Él fue uno de los que participaron de la búsqueda de la mujer, que había sido vista con vida por última vez el viernes por la tarde cuando salió a pasear a su perro «Pocho».

«La buscamos toda la noche, casa por casa. A las cinco de la madrugada (de ayer) fui caminando a la plaza porque me pareció haber visto una remera fucsia, y este chico (por el detenido Agustín C.) estaba parado en la puerta de su casa, pero no sospeché en ningún momento de este pibe», recordó esta mañana el hombre en diálogo con C5N.

María Alejandra Abbondanza tenía 38 años y asesinada en Campana.

Luego, continuó que al regresar de la plaza, «no sé si habrá querido despistar o pasó algo», pero en ese momento «el perro, Pocho, apareció de la nada» y «tenía sangre en el lomo y la cola«,

Según Francisco, él sospechaba que la mujer estaba «en la cuadra porque el perro (un pug) no caminaba mucho».

«Hablé con Cape (quien era la actual pareja de Alejandra) y está destrozado. Alejandra era los ojos de Male (su hija) y Male era los ojos de Alejandra. No entiendo tanta cizaña como para hacer lo que hizo», agregó. 

«No conozco a Agustín, hace dos años que me separé de ella, y no conozco a su nuevo entorno de amistades. No sé qué relación tenía con este pibe», indicó el hombre y agregó: «No se me ocurre nada. Solo me pongo en la piel de Alejandra y de su desesperación al saber que no iba a salir de ahí.»

Para Francisco, el asesino «no mató solo a una persona, destruyó a una familia completa».

Femicidio de María Alejandra Abbondanza (38). Un vecino y sus padres son los principales sospechosos.

Femicidio de María Alejandra Abbondanza (38). Un vecino y sus padres son los principales sospechosos.

«Para mi nena no tengo palabras de consuelo para decirle. Sé que es muy fuerte. Tiene muy buenos amigos, muy buenos tíos, el apoyo escolar es excelente, y también de la comunidad. Es una vida nueva para ella y para mí», añadió.

Francisco describió a su expareja como «una persona excelente», que trabajaba como «acompañante terapéutica» y era «maravillosa» y «muy colaborativa».

Por último, el hombre destacó que «la justicia se movió rápido y la Policía muy bien», al igual que los otros vecinos del barrio.

Los detenidos por el femicidio

La última vez que se la vio con vida a María Alejandra fue este viernes a las 17.30 cuando ingresó, junto a su perro, a la casa de Agustín -en Alberdi 706- que vive en la misma cuadra que la víctima -Alberdi 748- en la localidad bonaerense de Campana. La secuencia quedó registrada en cámaras de seguridad de los vecinos.

Femicidio de María Alejandra Abbondanza (38). Un vecino y sus padres son los principales sospechosos.

Femicidio de María Alejandra Abbondanza (38). Un vecino y sus padres son los principales sospechosos.

No solo Agustín Leonel está detenido, sino también lo están sus padres, con quienes vivía: Liliana Esther S. (64) y Carlos Rúben C. (69). Ambos están jubilados, aunque la mujer trabaja en una farmacia, a 14 cuadras de su casa. Mientras que su marido fue empleado durante toda su vida de la empresa Siderca S.A.I.C., productor argentino de tubos de acero.

Con información de Télam

DD



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.