El emocionante rol del gaitero de Isabel II en el funeral de la reina

El emocionante rol del gaitero de Isabel II en el funeral de la reina


El hombre que la despertaba todas las mañanas protagonizó uno de los momentos más emotivos de la ceremonia. El video.

El último gaitero de Isabel II tuvo un pequeño pero emotivo rol en el funeral de la reina. Su presencia en la Abadía de Westminster, más simbólica que estrictamente necesaria, causó inesperadamente algunos de los momentos más emotivos de la ceremonia.

¿Por qué simbólica? Porque la reina fue despedida por el hombre que prácticamente le hizo de despertador durante los últimos días de su vida.

Cada día a las 9 de la mañana, Paul Burns hacía sonar su gaita durante 15 minutos sin importar el lugar de la residencia en donde estuviera la monarca.

En el funeral, llevado adelante en Londres, el gaitero tocó “Sleep, Dearie, Sleep” desde una puerta elevada y finalizó el tema poéticamente mientras se alejaba del lugar.

Luego, en la ceremonia de entierro en la Capilla de San Jorge, en Windsor, el gaitero tocó mientras bajaban el ataúd de Isabel II a la bóveda real. E hizo lo mismo: los sonidos se desvanecieron poco a poco.

El oficio del gaitero en la Familia Real se remonta a la época de la reina Victoria. El mayor Scott Methven, quien ocupó el cargo de Burns desde 2015 a 2019, le dijo a BBC que gracias a su trabajo logró conocer mucho a la reina.


Burns tocó una melodía en el funeral y un lamento en la ceremonia de entierro. Foto: AP

«Fue un placer que Su Majestad se parara y lo viera jugar», le dijo a la BBC. «Le gustaba tocar la gaita, pero llegó a conocerte como persona».

El funeral

El funeral de Estado de Isabel II se dio con la presencia de la familia real británica, jefes de Estado de numerosos países, primeros ministros, reyes y príncipes.

El féretro con los restos de la reina, fallecida el 8 de septiembre, fue transportado desde el Salón de Westminster (en el Parlamento), donde estuvo abierta varios días la capilla ardiente, en una cureña tirada por más de cien marineros de la Marina británica.

Los granaderos de la Guardia escoltan el ataúd de la reina Isabel II. Foto: AP
Los granaderos de la Guardia escoltan el ataúd de la reina Isabel II. Foto: AP

El rey Carlos III y sus tres hermanos, la princesa Ana y los príncipes Andrés y Eduardo, así como los príncipes William y Harry, nietos de Isabel II, caminaron junto al féretro. Los príncipes Jorge y Carlota desfilaron asimismo al lado de sus padres, los príncipes de Gales.

El ataúd permaneció cubierto con el Estandarte real, la corona imperial; el orbe real, pieza que representa al mundo cristiano; el cetro de oro, que simboliza el poder; y una corona de flores.

El funeral estuvo a cargo del deán de Westminster, David Hoyle, quien destacó la dedicación de Isabel II como jefa de Estado durante siete décadas y pronunció la bendición.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, fue quien pronunció el sermón antes de que el Reino Unido guardara dos minutos de silencio y se escuchara el himno nacional en la abadía.

El carro de armas estatal lleva el ataúd de la reina Isabel II, envuelto en el estandarte real con la corona del estado imperial y el orbe y el cetro del soberano. Foto: REUTERS
El carro de armas estatal lleva el ataúd de la reina Isabel II, envuelto en el estandarte real con la corona del estado imperial y el orbe y el cetro del soberano. Foto: REUTERS

El funeral se celebró en presencia de los reyes de España, Felipe VI y Letizia; del presidente de EE.UU., Joe Biden; del jefe de Estado de Francia, Emmanuel Macron; así como de los reyes de Holanda, Guillermo Alejandro y Máxima; y los reyes de Bélgica, Felipe Matilde, entre otros dignatarios del mundo.

Mirá también



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.