el Gobierno promete finalizarla en junio de 2023

el Gobierno promete finalizarla en junio de 2023

Argentina posee una de las mayores reservas de gas del mundo en Vaca Muerta, pero aún no puede disfrutarla por completo. Es porque las empresas no pueden trasladar el gas que extraen allí a los mayores puntos de consumo. Energía Argentina (la ex Enarsa) espera que esa situación se revierta con la construcción de un gasoducto que unirá Vaca Muerta con la provincia de Buenos Aires.

La obra arrancará en estos días y en la empresa estatal juran que estará lista para el 20 de junio de 2023. En un acto de hace unos días, el presidente Alberto Fernández le dijo a Agustín Gerez (titular de Energía Argentina) que le daba 10 días más, hasta comienzos de julio. El número uno de la empresa le dijo a su equipo que sigan trabajando para llegar a la fecha original.

La obra costará $ 220.000 millones más la inflación que se acumule hasta junio de 2023, cuando se estima que esté terminada. La dupla Techint-Sacde es la  que tienen más responsabilidad (construyen tres tramos de cinco), mientras que Techint también será proveedor de los caños. Desde la planta de Techint, saldrá un camión cada 7 minutos llevando caños a las zonas.

El 87% de las zonas que atravesará el gasoducto ya tienen la traza «autorizada», es decir que se puede construir. Faltan resolver tramos donde los dueños no accedieron (porque no hubo acuerdo económico o están en sucesión). El reemplazo de gas importado por gas nacional puede generar un ahorro de hasta US$ 3.000 millones (dependerá del precio del GNL en 2023, ahora está en alza).

La construcción del gasoducto iba a demandar $ 220.000 millones entre la obra civil y la compra de caños. Sin embargo, la inflación metió su cuña y el precio del proyecto va camino a encarecer al ritmo del índice de precios al consumidor.

La compra de caños ya fue adjudicada a una empresa de Techint. Ese grupo nacional -junto con Sacde, una constructora de Marcelo Mindlin- también construirá tres de los cinco tramos (en los pliegos se los llama “renglones”) del proyecto.

Las empresas ya embolsaron un 30% de adelanto de obra -40% en el caso de los caños- y después irán recibiendo más fondos. Es a medida que vayan presentando certificados de obra, en los que constan los trabajos realizados.

Para supervisar la evolución de la obra, Energía Argentina tendrá inspectores en las distintas localidades donde se construya.

Energía Argentina también se encarga de la compra de barcos de GNL en invierno. Es para suplir la falta de gas nacional en los momentos de frío. La empresa ya planificó que necesitará menos “cargos” durante la próxima temporada, ya que tendrá mayor volumen de gas local. El ministro de Economía, Sergio Massa, estimó un ahorro de US$ 3.000 millones por usar gas nacional en lugar del importado.

Vaca Muerta aloja reservorios señalados como los segundos más importantes del mundo por los especialistas. Argentina consume más de 170 millones de metros cúbicos (m3) de gas diarios durante el invierno. La producción nacional cubre cerca de tres cuartas partes de esa cantidad. El resto se abastece con importaciones. El millón de BTU (la unidad de medida del sector) del GNL está a US$ 55 por estos días, por la invasión rusa a Ucrania. Ese mismo gas, de producción nacional, se paga entre US$ 4 y US$ 8.

La empresa que supervisa el gasoducto enfrentó críticas por algunas decisiones. Por ejemplo, en los pliegos licitatorios, se había establecido que ninguna empresa podía ganar la construcción de más de un “renglón” (tramo). Si dos empresas se asociaban, podían acceder a dos renglones.

Techint y Sacde ganaron tres tramos, por arriba de los dos supuestamente permitidos. Gerez como titular de Energía Argentina tomó la dirección de avanzar en esa dirección. “Era esa posibilidad o declarar la licitación desierta, con las consecuentes demoras para todo el proyecto”, le explicó al directorio, que avaló su jugada.

También hubo críticas -por ejemplo, del ex ministro de Energía Juan José Aranguren- por habilitar a BTU -una empresa de la causa de los “cuadernos”- en uno de los tramos. Fue porque su oferta fue la única que quedó en pie. Los otros oferentes no habían sido admitidos, porque no tenían experiencia en obras de gasoductos, o porque pidieron requisitos que Energía Argentina no avaló.

BTU podía competir contra la dupla Techint-Sacde, pero como esta asociación ya había ganado otros tramos, BTU quedó como único oferente. BTU pidió cobrar $ 55.300 millones. El presupuesto original para ese trazado -de 133 kilómetros- era de casi $ 42.000 millones.

BTU era manejada por Carlos Mundin. Cerca suyo señalan que la empresa ahora está en manos de su hijo, pero que él sigue todo el proceso por su “vasta experiencia”.

Esuco, de Carlos Wagner (ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción), otro arrepentido en la causa de los “cuadernos”, también resultó adjudicatario de un tramo.

La licitación se lanzó el 30 de mayo. Pero la apertura de ofertas y todo el proceso tuvo que experimentar la renuncia de dos ministros de Economía (Martín Guzmán y Silvina Batakis) más los cimbronazos en la cotización del dólar.

En Energía Argentina creen que a la mayoría de las empresas constructoras no les gustó la postura de permitir ofertas de especialistas en gasoductos, una clase de obra muy específica. Con respecto a oferentes que fueron descartados, en algunos casos pedían que la empresa estatal se encargue de “liberarles la traza”. Es decir, que si surge algún inconveniente en el trayecto, las compañías quedaban exentas de responsabilidad.

La ampliación de Vaca Muerta permitiría incrementar la capacidad de transporte de gas local. Desde el yacimiento neuquino se pueden movilizar hoy cerca de 11 millones de metros cúbicos diarios. La nueva obra duplicaría esa capacidad, a 22 millones de metros cúbicos por día.

Una posterior extensión de ese tendido, hacia el norte, podría lograr que la producción de gas actual se cuadruplique, llegando a 42 millones de metros cúbicos por día.



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.