el hombre que tuvo que aprender a vivir, a respirar y a cantar, todo de nuevo

el hombre que tuvo que aprender a vivir, a respirar y a cantar, todo de nuevo


José Luis Rodríguez está de vuelta de todo. A los 79 años, encontró un nuevo sentido a su existir, no sólo porque volvió de la muerte el 17 de diciembre de 2017 –día que recibió un doble trasplante de pulmón-, sino porque tuvo que aprender a respirar y a cantar otra vez. El 5 de octubre en el Teatro Gran Rex entonces habrá fiesta, porque el Puma celebrará la vida y sus más de 60 años de carrera con “El regreso de un ídolo”.

Asumiendo su condición de estrella internacional baja al lobby de un hotel de Pilar, donde vive desde que es jurado de Canta Conmigo Ahora, el ciclo de Marcelo Tinelli en El Trece. Luce impecable: blazer azul, camisa a cuadros, pañuelo al tono, jeans y anteojos de sol, coronado por su mítica cabellera bien cuidada, por supuesto. No pone distancia, como podría presumirse de una celebridad.

-¿Cómo te decimos: Puma, José, José Luis…?

-Puma. Puma me calza bien.

José Luis El Puma Rodríguez. El apodo le quedó de una telenovela, por la canción de Sandro «Mi amigo el Puma». Foto Juano Tesone

-¿En tu casa o tus amigos también te llaman así?

-Sí, todos. Hasta mi mujer (la ex modelo cubana Carolina Pérez) me dice Puma, pero cuando se pone brava me dice José Luis, José, o Jóse…

-Tu apodo ya es parte de tu ADN.

-Sí, nunca me molestó, ¿eh? Es que en la historia de la telenovela de Delia Fiallo (Una muchacha llamada Milagros, 1974) mi papel estaba basado en Mi amigo, el puma, la canción de Sandro.

Sueños de artista y pandemia propia

-¿Alguna vez te imaginaste ser otra cosa que artista?

-No. Me veía frente al público, no sabía si cantando o hablando porque la influencia de mi madre fue política, ella era una luchadora contra Pérez Jiménez (Marcos, un dictador venezolano) y todas esas cosas. Pero al final me di cuenta de que sería cantando. Cuando veía películas de Elvis, Pedro Infante, Hugo Del Carril, o Gardel, decía: “Eso es lo que quiero hacer, lo que me gusta”.

-Empezaste dando serenatas cuando estabas en el colegio y hoy estás festejando más de 60 años de carrera.

-Más o menos, sí, porque aunque siempre estuve, salí de circulación con esto de los pulmones por cinco años, pero esos cinco años ¿cuentan o no cuentan?

El Puma Rodríguez estuvo alejado de los escenarios cinco años, por un doble trasplante de pulmón. Foto Juano Tesone

El Puma Rodríguez estuvo alejado de los escenarios cinco años, por un doble trasplante de pulmón. Foto Juano Tesone

-Desde septiembre de 2014 cuando te diagnosticaron fibromatosis pulmonar viviste tu propia pandemia.

-Sí, totalmente aislado y ocupándome de mí, y resultó bien.

-Tu último disco se titula “Yo regresaré” y la gira, “El regreso de un ídolo”, ¿volviste en todo sentido, también de la muerte?

-Tú lo defines así y así es. Yo sentí que me iba del cuerpo como tres veces. Y es duro ese momento…Y lo más duro es el desapego, porque no puedes dejar atrás esposa, hijos, amigos… Entonces, donde está tu corazón está tu tesoro. Si te quedas en ese pensamiento…

¿Cuál es el primer mandamiento? Ama a Dios por sobre todas las cosas con toda tu mente y todo tu corazón, ¿verdad? Por sobre todas las cosas es por sobre esposa, hijos, riquezas… ¡por sobre todo!

Para nosotros, los cristianos, no hay pérdida, porque si estoy aquí estoy con él, si me fui me fui con él. Entonces, ¿cuál es la pérdida? El cuerpo tiene que entregarse de todas formas, porque tiene fecha de caducidad. ¡Nadie puede salir vivo de acá!

El Puma Rodíiguez es jurado de "Canta Conmigo Ahora". No compite con Ricardo Montaner, dice que él lo recomendó para el programa. Foto Juano Tesone

El Puma Rodíiguez es jurado de «Canta Conmigo Ahora». No compite con Ricardo Montaner, dice que él lo recomendó para el programa. Foto Juano Tesone

-Pero una cosa es decirlo y otra es vivirlo.

-Ese es el punto que tienes que estar repitiendo todo el tiempo en tu mente, que tienes que irte y dejar las cosas. Pero en medio de eso tú dices: “Yo quisiera más tiempo, regálame más tiempo por favor, te lo suplico, te lo pido con llanto, con lágrimas, como sea…”. Hay cosas que me faltan, que no he terminado, no te las voy a decir por supuesto.

Pero sí que cambié muchísimo con respecto a la gente. Yo era más solitario, más retraído y más aislado. Ahora no, cuando veo una gente que está dudosa de pedirme una foto, le digo: “Ven, quiero una foto contigo”. Ya rompí el esquema del artista aislado al que no puede acercársele nadie, para mí eso nunca fue, pero ahora menos.

Un difícil proceso con la salud

-Desde que te detectaron la enfermedad, pasaste por la esperanza del tratamiento que no funcionó al doble trasplante de pulmón y la operación que te vuelve a la vida. Me imagino que debes haber ido experimentando cambios.

-Totalmente. Pasas tiempo solo, pero sin Dios y sin Carolina y sin el afecto de mi hija Génesis y de algunas otras personas esto no se logra. Los médicos te preguntan: “¿Tienes una persona que va a estar contigo 24/7?” Si no la tienes no te operan, porque es imposible que alguien pueda llevar a cabo esto solo y sin amor.

El Puma Rodríguez sabe que la vida le dio una nueva oportunidad y quiere aprovecharla. Foto Juano Tesone

El Puma Rodríguez sabe que la vida le dio una nueva oportunidad y quiere aprovecharla. Foto Juano Tesone

En mi caso tengo a mi esposa, que estuvo tres meses en terapia intensiva durmiendo conmigo, o sea somos compañeros hasta de la enfermedad.

-¿Y cómo regresaste?

-Con triunfo sobre la muerte. Regresar después de estar casi muerto y que estés en el cuerpo todavía es un triunfo máximo, porque es la vida.

-La primera prueba importante fue volver a grabar un disco.

-Sí. Así fue…Tuve que empezar de cero, aprender a hablar y a cantar. Estuve en el Hospital Jackson de Miami con foniatras y con profesores de canto. Después de la operación no puedes correr, no puedes hacer muchas cosas, poco a poco te vas amoldando a tu nueva vida.

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde, entonces lo das todo como por sentado, el aire que respiramos, la luz del sol, los alimentos… Todo está como si todo te pertenece, pero cuando te faltan dices: “¡Soy un bendecido! ¡Tengo salud!”.

Coqueto.A los 79 años, José Luis Rodríguez se ríe: "¡Imaginate, un Puma sin pelo!". Foto Juano Tesone

Coqueto.A los 79 años, José Luis Rodríguez se ríe: «¡Imaginate, un Puma sin pelo!». Foto Juano Tesone

-¿Ahora cómo te sentís?

-Bien, sólo tengo que cuidarme, me hacen chequeos permanentes y trato de hacer ejercicios. Hay tres cosas que uno tiene que hacer, pero que no son fáciles. Antes de la operación: comer, dormir y hacer ejercicios. Yo no me podía calzar ni vestirme, no tenía fuerza para nada. Te cansas con dos pasos. Utilizaba veinte litros de oxígeno para que mi esposa me bañara y eso que no me movía.

Los que están a la espera de un órgano saben lo que es esto, el sufrimiento que se tiene. Por eso es importante que la gente done órganos, porque una sola persona que se va del cuerpo, puede alargar la vida de otras diez.

Las cosas que aprendió ahora

-¿Qué otras cosas aprendiste en este tiempo?

-A decir que no. Eso es importantísimo en la vida, porque el hecho de ser una persona cristiana y ser cantante es como que tú tienes la obligación de quedar bien con todo el mundo, de no herir a nadie y empiezas a decir que sí a todo. Aunque no quieras.

El Puma Rodríguez dice que después del trasplante aprendió a decir que no. Foto Juano Tesone

El Puma Rodríguez dice que después del trasplante aprendió a decir que no. Foto Juano Tesone

-¿Te trajo muchos problemas decir que sí?

Muuuchos problemas. Cuando empiezas a decir que “no”, créemelo, hay personas que se molestan. «¿Quieres tomar?», te preguntan. Y cuando les dices: “No, no quiero”, no lo entienden, te obligan a que tomes. Y yo no puedo tomar licor.

-Esa es una de las cosas que ya no podés hacer.

-Sí.El licor no me gustaba tampoco. Tuve dos borracheras en mi vida. Dos. Y dije: “Esto no es para mí”. Mi papá era mujeriego, borracho y parrandero. Y mi madre tuvo doce hijos en su casa con partera, o sea que era un semental, cada año preñaba a mi mamá. Él falleció cuando yo tenía seis años.

Y lo mismo me pasó con el cigarro. ¿Cómo aprendes con el cigarro? ¡Por Hollywood! Hollywood enseñó a fumar, a beber y al beso. Humphrey Bogart tenía como 30 o 40 cigarrillos en una escena. Era el cigarro, era el whisky, y era el beso. Entonces todos los chicos absorbimos lo que Hollywood mandaba y sigue mandando por supuesto. Yo fumé, vomité y dije: “Esto no es para mí”.

-Te gusta verte bien, sos una persona que se cuida mucho el pelo.

-Sí, jajá. Bueno, agua y champú.

-Digo que le das importancia…

-¡Claro! ¡Imagínate! ¡El Puma sin cabello! ¡Guau! Dios ha sido generoso conmigo, también permitiéndome volver a las giras. Ya canté en los Estados Unidos, México, Colombia, Chile, Dominicana y Venezuela, hacía doce años que no iba a mi país.

Estrella. El Puma Rodríguez vive en un hotel de Pilar, cerca de donde se graba "Canta Conmigo Ahora". Foto Juano Tesone

Estrella. El Puma Rodríguez vive en un hotel de Pilar, cerca de donde se graba «Canta Conmigo Ahora». Foto Juano Tesone

-El 5 de octubre te espera el Gran Rex, ¿cantás sin oxígeno?

-Sí, sin oxígeno. Ya el escenario es el clímax, es lo máximo para mí. El disco es sensaciones, vibraciones, emociones, afinaciones… pero si no está el vivo no pasa nada. Es todo lo que estás esperando: disco, promoción y escenario, si no tienes esta última parte no sirve.

Por eso admiro a Raphael, ese hombre ¡no para!, es impresionante, con un hígado prestado hace casi tres horas de show, eso es digno de admiración y de respeto. Y yo sigo también, no así con la velocidad de Raphael… yo voy más piano-piano, jajá.

Argentina y jurado de Canta Conmigo Ahora

-¿Cómo te trata Buenos Aires?

-Mira, yo no soy argentino de nacimiento, sino argentino de corazón. Llevo 40 años viniendo, es un país hermoso, un país para 200 millones de personas, un país que tiene tanta extensión y tanta agricultura, tanto terreno fértil y los que lo habitan son preparados, capacitados, son despiertos.

Es un país que me llamó la atención desde pequeño, cuando veía las películas en blanco y negro. Todos crecimos con la influencia del cine argentino y el mexicano, después vinieron los norteamericanos y arrasaron con todo, pero ese cine era precioso. Y yo estaba enamorado de Mirtha (Legrand) y ella lo sabe, se lo he dicho varias veces.

-Te lo preguntaba porque además volviste como jurado de Canta Conmigo Ahora con Marcelo Tinelli.

-Sí, este formato es muy ágil. ¡Me encanta! Me divierto con lo que pasa en el estudio. ¡Hay sentadas cien personas! Y hay tanta camaradería, porque todos son profesionales, gente linda por dentro.

El Puma Rodríguez y Alejandro Parker. Entre los dos miembros del jurado de "Canta Conmigo Ahora" se forjó una linda relación.

El Puma Rodríguez y Alejandro Parker. Entre los dos miembros del jurado de «Canta Conmigo Ahora» se forjó una linda relación.

-¿Cómo te hace sentir tener a noventa y nueve colegas a tu lado que te tratan como a una leyenda?

-Tal vez es porque soy el mayor de todos (risas). Pero hay gente que tiene una trayectoria impresionante, con talento, y fíjate que son tan diferentes los ritmos, hay folclore, ópera, reggaetón, está L-Gante que es un muchacho espectacular, transparente, que dice lo que piensa sin rodeos. Los amo, porque me sorprenden y yo no quiero perder la capacidad de asombro.

-Coincidió que mientras debutabas en Canta Conmigo Ahora, Ricardo Montaner estaba en La Voz Argentina, ¿ustedes compiten?

-¡No! Para nada. Montaner es un capo, él y Marlene han hecho una familia hermosa y unida. Lo quiero mucho, ha sido muy consecuente conmigo. De hecho el primero que fue a la clínica creo que fue él, con Marlene, al cuarto día de estar trasplantado. Y hasta me recomendó para este programa. Ricardo me dijo: “Loco, te va a llamar Marcelo, mira que yo le dije tu nombre”.

-De tus canciones, ¿cuál es la preferida?

-Hay dos. Dueño de nada, porque la letra no dice mucho, pero el título sí. ¿Dueño de qué? ¿De qué somos dueños realmente? Y Agárrense de las manos, porque invita a unirse, al amor, a la fraternidad, a la amistad.

-¿Te define?

-¡Sí! Yo no he podido suplantar esa canción para el cierre de un show, Agárrense de las manos es insustituible, porque sin ella ¡no soy el Puma!

-¿Te imaginás cantando hasta el final?

-Dios mediante. Si no es cantando, será hablando, animando o lo que sea, pero dentro del mundo del espectáculo.

-El 14 de enero cumplís 80 años, ¿ya tenés un deseo pensado?

-Ahora tengo doble nacimiento. El 17 de diciembre cumplo cinco años y en enero 80, pero deseo seguir en el cuerpo un tiempo más. Dicen que el ciclo son 90/ 95, ¡la reina se fue con 96! (se ríe). Cuando el profeta le pide a Dios más tiempo, él le dice: “Bueno, te voy a dar quince años más, pero arregla tu vida”. Era un profeta que estaba medio desordenado, jajá. Yo voy por cinco, me faltan diez…

WD



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.