EMPRENDEDORES EXITOSOS EN PANDEMIA

03/FEB/2021

Dos hermanos comenzaron su negocio en la pandemia y ya ganaron 5,5 millones de dólares

Toby y Ollie Brittan le dieron forma a su emprendimiento hace 12 meses con el inicio del coronavirus. Hoy ganan una fortuna por día en Reino Unido.

Dos hermanos que lanzaron un negocio en línea al comienzo de la pandemia de coronavirus ya ganaron 5,5 millones de dólares en apenas un año. Su próximo objetivo es llevar su empresa a nivel mundial. 

Ollie y Toby Brittan renunciaron a sus trabajos a fines de 2019, apenas unos meses antes de que la crisis del coronavirus golpeara al Reino Unido.

Fue entonces cuando se reunieron con el amigo de ambos Tom Jansons, de 28 años, para llevar a cabo una idea que pensaban podía dar buenos dividendos.

El negocio se trataba, ni más ni menos, que de blanqueamiento dental. Así lanzaron Whites Beaconsfield, en su ciudad natal de Buckinghamshire, informa Mirror.

Ollie y Toby  Brittan potenciaron su negocio de blanqueamiento dental.
Ollie y Toby Brittan potenciaron su negocio de blanqueamiento dental.

“Habíamos usado productos para blanquear los dientes en el pasado. Pero hace unos seis años me di cuenta de que había una gran brecha en el mercado”, explica Toby.

Con la idea madre comenzaron a hablar con dentistas y científicos para desarrollar su propia alternativa sin peróxido. Una vez que la tuvieron, como suele pasar, arrancaron a vender a amigos y familiares.

Como por entonces trabajaban a tiempo completo, no podían prestarle toda la atención. Algo que cambió radicalmente en esta segunda oportunidad con la propagación de la pandemia.

“Primero dejé mi trabajo”, dice Toby, un ex agente inmobiliario de 27 años que usó sus propias redes sociales y habilidades de marketing para construir un sitio web en apenas 24 horas.

La página web del emprendimiento de los hermanos de Reino Unido.
La página web del emprendimiento de los hermanos de Reino Unido.

“Creamos páginas y nos comunicamos con  influencers menores. Queríamos evitar a las celebridades convencionales, ya que precisábamos  reseñas honestas de las personas que habían probado el producto”, cuentan los exitosos emprendedores.

De esta manera, con mucha voluntad y sólo 480 dólares lanzaron el sitio web y su primer lote. Parte de ese dinero se destinó a publicidad paga. Y, claro está, funcionó.

Más pedidos y crecimiento

La página web de los hermanos comenzó a recibir cientos de pedidos en Facebook, al punto de que no podían mantener el nivel de exigencias.

Para junio, cuentan en el periódico británico, habían superado los 890.000 dólares de ganancias. Apenas podían mantener el ritmo.

Hoy, Ollie y Toby tienen un equipo de siete empleados que trabajan las 24 horas del día para distribuir productos desde su centro logístico de Northampton.

Los empresarios lanzaron Whites Beaconsfield y no pararon de crecer.
Los empresarios lanzaron Whites Beaconsfield y no pararon de crecer.

“Para fines de 2021 nuestro objetivo es tener un equipo de 20 personas y presencia en Estados Unidos también”, adelanta ambicioso Ollie, de 26 años.

“Nuestra visión inicial era romper Internet, pero en los últimos meses se nos acercaron minoristas que están interesados ​​en abastecernos”, admite.

Números asombrosos

Whites Beaconsfield en la actualidad genera ingresos de 20.000 dólares diarios. y según los propietarios, ya superaron la barrera de los 5,5 millones.

La compañía aprovechó para lanzar la Fundación Bright Smiles, con 50 peniques de cada pedido de Whites Beaconsfield donado a una causa increíble, amplía Mirror.

Con los fondos recaudados prevén construir escuelas en las zonas necesitadas de Ghana, Guatemala y Laos.

“Nuestros planes para el año son emocionantes. Estamos en conversaciones sobre varias colaboraciones entre empresas, incluidos supermercados y farmacias, patrocinios con clubes deportivos y atletas profesionales y varios otros que pronto se revelarán.

Está claro que estos hermanos emprendedores decidieron que más allá del cuidado por la pandemia, era tiempo de sonreír con un negocio propio. Y una sonrisa blanca.

Fuente: CLARIN