«Estamos decididos a matarla», los chats que comprometen al líder de la banda de los copitos

"Estamos decididos a matarla", los chats que comprometen al líder de la banda de los copitos


El ataque contra Cristina Kirchner se realizó con una pistola Bersa calibre 32, sin embargo durante la indagatoria a Gabriel Nicolás Carrizo la justicia reveló que bajo sospecha hay otra arma, una calibre 22 que el joven adquirió. Una conversación revela que conocía los detalles del plan criminal y su preocupación al creer que habían usado la pistola que él le proporcionó a Uliarte. «Estamos decididos a matarla», escribió en referencia a Cristina Kirchner.

Gabriel Nicolás Carrizo, conocido como el jefe de la banda que comercializa algodones de azúcar, declaró este viernes ante la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo, durante tres horas.

Su defensa sostenida fue el desconocimiento sobre lo que la justicia denominó como un plan criminal para asesinar a Cristina Kirchner. Fue el planteo más reiterado a través de diversas explicaciones.

La imputación formal en su contra sostiene que prestó acuerdo y cooperación, junto con Fernando Montiel Sabag, Brenda Uliarte y Agustina Mariel Diaz, en la «planificación del intento premeditado de dar muerte a Cristina Kirchner».

La situación de Carrizo sumó un dato al expediente. Según la acusación «intervino de forma activa en la planificación del suceso, habiendo aportado para su realización un arma de fuego tipo pistola calibre 22 corto«.

Durante la pesquisa se determinó que, finalmente, no fue el arma utilizada «para concretar el delito planificado» pero su participación a partir de la adquisición de la misma, lo complicó ante la Justicia como sus dichos sobre cuándo debía realizarse el ataque.

Su rol en la planificación de atentado quedó revelado a través de una conversación de WhatsApp que muestra su nivel de conocimiento de los hechos. Esto fortalece la tesis de los investigadores sobre la participación de más personas en la premeditación de la tentativa de homicidio.

Carrizo entrando a los tribunales Comodoro Py. Foto Rolando Andrade Stracuzzi.

La conversación

La conversación con una persona identificada como «Andrea» se produjo después del ataque realizado el jueves 1 de septiembre y hace referencia a Sabag Montiel y el arma utilizada que, pese a haber gatillado, nunca salió el disparo.

Para entonces Carrizo creía que habían utilizado la pistola calibre 22 que él le proporcionó a Brenda Uliarte y refleja su inquietud en la conversación.

─Nicolás Gabriel Carrizo: Andrea el arma es mía.

─Andrea: No está a tu nombre Gaby.

─Carrizo: No pero aparecen mis huellas.

─Andrea: Gaby no quedan tus huellas. No te comas la cabeza. Tiene la huella del otro chabón.

─Carrizo: Esto estaba planificado para dentro de una semana.

─Hizo todo mal. Es un pelotudo.

─Carrizo: Estamos decididos a matarla a puta esa.

─Andrea: Pensa en. Tu hno Gaby.

─Carrizo: Cristina tiene miedo, salió mal pero tiene miedo.

─Andrea: Pensa en facu.

─Carrizo: Mi amigo estuvo a un segundo de convertirse en héroe nacional Andrea … Estuvo muy cercaaa. Fallo el arma. No lo entiendo andaba bien.

─Carrizo: Mira nose si es una buena noticia pero el arma con la que intento ponerla no es la mia, yo le di un 22 corto…. recién hable con la novia y la tiene ella así que mañana la vamos a ocultar y vamos a ir a Crónica a hablar.



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.