Heredó 9 millones de dólares, pero no quiere cumplir el último deseo de su padre para cobrarlos

Heredó 9 millones de dólares, pero no quiere cumplir el último deseo de su padre para cobrarlos


¿Qué harías si recibieras casi 9 millones de dólares? La respuesta es imposible porque esas cosas no pasan, al menos no a la inmensa mayoría, pero jugando podría decirse que seguramente la más popular de las medidas sería dejar de trabajar.

Sí, aunque suene paradójico, el sueño de todo trabajador es dejar de trabajar. O, dicho de otro modo, tener el suficiente dinero para renunciar al laburo, al tiempo que se le dedica unas palabras al Jefe. ¡Qué satisfacción!

La cantidad de gente que juega ávidamente a las loterías en todo el mundo es una evidencia contundente, aunque no la única.


La mujer de 26 años no puede acceder a su fortuna.

En Australia, una mujer heredó de su padre casi 9 millones de dólares. Pero hay un pero. El padre le puso una condición sine qua non: tiene que buscarse un trabajo.

Así la mujer, que se llama Clare Brown y vive en los suburbios del oeste de Sydney, solo puede acceder a la asombrosa fortuna si consigue un trabajo o, si le es imposible, se ofrezca como voluntaria para contribuir a la sociedad.

Sin embargo, Brown, que está en pareja y tiene un hijo, se niega a cumplir con esa cláusula -aunque no a aceptar la herencia- por lo que se presentó a la Justicia para impugnar la última solicitud de su padre.

El argumento de la mujer es que padece de TDAH de alto funcionamiento (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad) lo que le impide, afirmó, mantener un trabajo.

En declaraciones a A Current Affair, Brown le rogó a su familia: “Denme lo que es mío por derecho. Estoy sufriendo».

La mujer, exaltada, no puede cobrar los 9 millones de dólares.
La mujer, exaltada, no puede cobrar los 9 millones de dólares.

«¿Pueden por favor dejar de decir ‘consíguete un trabajo’? Eso no va a suceder«, exclamó la mujer visiblemente exaltada.

Infancia privilegiada, adultez con problemas

El padre de la mujer fue un exitoso corredor de bolsa y acumuló una fortuna a lo largo de su vida. Pero quiso educar a su familia sobre el valor del dinero.

Brown gozó de una infancia y adolescencia privilegiada en la que no el faltó nada y le sobró mucho, pero luego la cosa no fue como ella pensó que debería haber sido.

Cuando la mujer finalmente se fue de casa para vivir sola, su padre quiso que se ganara su propio dinero así que le concedió una asignación semanal de «sólo» 500 dólares semanales (unos 348 dólares). Si quería más, debería ganárselo.

Pero ese dinero, que es mucho más de lo que puede ganar un trabajador medio, a la mujer no le era suficiente. Tanto es así que afirmó que tuvo que pedir beneficios sociales del gobierno.

Brown sostuvo que se vio obligada a solicitar estos beneficios porque su padre «seguía presionándola» y «abusaba financieramente» de ella.

Un muerte y una herencia con asterisco

Cuando finalmente el padre de la mujer fallece, a principios de este año, debe haber pensado que se le terminarían los problemas, pero como sabemos el padre le dejó ese «regalo» de despedida.

Por lo tanto, cuando Brown quiso acceder a los exactamente 8,355,539 de dólares que le quedaron de la fortuna de su padre, se le negó porque ella está desempleada. 

Clare y su padre, en tiempos felices.
Clare y su padre, en tiempos felices.

Ahora, la mujer dice que está en una situación desesperante. Con la muerte de su padre se le cortó la asignación semanal y declaró que está viviendo gracias a los pagos de asistencia social que recibe su esposa, Lauren, mientras crían a su hija de un año en Mount Druitt.

La pareja de Clare por su parte sostuvo que, debido a su diagnóstico, tiene dificultades para completar las tareas diarias y necesita una lista de verificación para recordarle que debe hacer cosas simples, como comer.

Los trabajos anteriores de Clare incluyen trabajar a tiempo parcial para Autism Australia y un período muy breve como barista, en el que solo duró una hora.

La palabra de la familia​

En tanto, también habló la familia de Clare, que es la voz que faltaba. El que decidió dar la cara fue el primo Jimmy quien acusó al la mujer de usar su condición como chivo expiatorio y que sus esfuerzos son «vergonzosos».

El primo Jimmy
El primo Jimmy

«Nos gustaría que consiguiera un trabajo y contribuyera a la sociedad. En lugar de aceptar los deseos de su padre muerto, se dio la vuelta y demandó su confianza», contó.

«Estamos desesperados por que ella corrija su vida. No hemos hecho nada más que amar a Clare», cerró.

Fuente: La bilble



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.