Joe Biden dio por terminada la pandemia de coronavirus en Estados Unidos: «Se acabó»

Joe Biden dio por terminada la pandemia de coronavirus en Estados Unidos: "Se acabó"


De todas maneras, reconoció que el covid todavía es un problema. Evitó dar precisiones sobre una eventual reelección y habló sobre Taiwán.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sorprendió este domingo al afirmar que la pandemia de coronavirus en su país terminó, aunque admitió que su Gobierno continúa trabajando contra los problemas generados por el covid-19.

Sus comentarios fueron reflejo del estatus actual de gran parte de la sociedad de Estados Unidos, donde las restricciones por aquel virus se han eliminado en gran parte y los vuelos han repuntado a sus niveles prepandemia.

«Se acabó la pandemia. Todavía tenemos un problema con la covid y estamos trabajando mucho en ello. Pero la pandemia ha terminado», dijo el mandatario en una entrevista con el programa «60 Minutes» de la cadena CBS, grabada en el salón del automóvil de Detroit, que el mandatario visitó el pasado miércoles.

En ese sentido, explicó: “Si se fijan, nadie lleva máscaras. Todo el mundo parece estar en buena forma. Y por eso creo que está cambiando».


«Todo el mundo parece estar en buena forma. Y por eso creo que está cambiando», justificó Joe Biden. Foto Brendan Smialowski / AFP

Las declaraciones de Biden, no obstante, se produjeron apenas unas semanas después de que su administración pidiera al Congreso miles de millones de dólares en financiación para mantener los programas de pruebas y vacunación durante una potencial ola en el inminente otoño boreal.

Esta misma semana, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que el mundo «nunca ha estado tan cerca del fin de la pandemia de covid-19», después de registrarse la cifra más baja de fallecidos en el mundo desde el inicio de la crisis sanitaria.

«Aún no estamos allí, pero el fin de la pandemia está a la vista«, subrayó Tedros en su rueda de prensa semanal.

Con más de un millón de muertos, Estados Unidos es el país del mundo que más decesos ha registrado por la pandemia de covid-19, iniciada en marzo de 2020, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Durante la última semana, hubo de media unos 60.000 contagios diarios y cerca de 400 muertes, de acuerdo con los Centros para el Control de Enfermedades (CDC).

El 67,7 % de la población estadounidense está vacunada contra la covid-19 y, de ese grupo, el 48,6 % se ha aplicado una dosis de refuerzo. En agosto pasado, los CDC dejaron de recomendar el distanciamiento social y las cuarentenas para personas expuestas al coronavirus.

Joe Biden, evasivo sobre su eventual reelección

El presidente estadounidense, quien cumplirá 80 años en noviembre, se mostró evasivo sobre si se postulará a la reelección en 2024. Solo admitió que existe una “intención” de presentarse en esas elecciones.

«Pero es sólo una intención. ¿Pero es una decisión firme que me presente de nuevo? Eso está por verse», dijo. «Es demasiado pronto», amplió Biden, llamándose «un gran respetuoso del destino».

En paralelo, predijo que su administración domará la inflación, la principal razón de sus débiles índices de aprobación y la razón por la que los republicanos creen que pueden tomar el control del Congreso en las próximas elecciones de mitad de mandato de noviembre. «Vamos a controlar la inflación», advirtió.

Joe Biden y la situación en Taiwán

Biden señaló que las fuerzas estadounidenses defenderían a Taiwán de una invasión china, mientras que la Casa Blanca dijo que la política de Washington no había cambiado. No es la primera vez que el mandatario afirma que las fuerzas de su país participarían en una eventual guerra.

Washington cortó las relaciones diplomáticas formales con Taiwán en 1979, pasando a reconocer a Beijing como único representante de China, que luego se convirtió en un importante socio comercial.

Pero al mismo tiempo, Estados Unidos mantuvo un papel decisivo, aunque a veces delicado, en el apoyo a Taiwán.

Por una ley aprobada por el Congreso, Estados Unidos está obligado a vender a Taiwán suministros militares para garantizar su autodefensa frente a las fuerzas armadas de Beijing que son mucho más grandes.

Sin embargo, Washington mantiene lo que se llama oficialmente «ambigüedad estratégica» sobre si intervendría militarmente. Esa política está concebida tanto para evitar una invasión china como para disuadir a Taiwán de provocar a Beijing declarándose independiente.

Las tensiones están ya más elevadas de lo habitual a raíz de una inusual visita a Taiwán de Nancy Pelosi, aliada clave de Biden y presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

China organizó ejercicios militares intimidatorios por mar y aire en torno a Taiwán. Foto AP Photo/Ng Han Guan
China organizó ejercicios militares intimidatorios por mar y aire en torno a Taiwán. Foto AP Photo/Ng Han Guan

Aunque los políticos estadounidenses acuden regularmente a Taiwán para mostrar su solidaridad con el gobierno elegido democráticamente, la posición de Pelosi la sitúa como segunda en la línea de sucesión a la presidencia de Estados Unidos.

China vio su visita como una escalada y reaccionó organizando ejercicios militares intimidatorios por mar y aire en torno a Taiwán.

En un movimiento reciente de la otra cámara del Congreso, un comité del Senado estadounidense dio el pasado miércoles el primer paso hacia el cambio de la política actual, al tratar de asignar directamente 4.500 millones de dólares en ayuda militar durante cuatro años para Taiwán, en lugar de limitarse a seguir vendiendo armas a la isla.

Con información de EFE y AFP.

ES

Mirá también



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.