Los analistas se preguntan de dónde salen los dólares para la recompra de deuda que anunció Massa

"Delirio total" y "fulbito para la tribuna", las críticas de los economistas tras el anunció el anuncio de Sergio Massa sobre la deuda en dólares

EXCLUSIVO SUSCRIPTORES

El Banco Central vendió US$ 172 millones entre el mercado cambiario y el de bonos. Siguen las dudas entre los analistas.

La intención del gobierno de recomprar deuda por US$ 1.000 millones dejó un manto de dudas en el mercado. Si bien operadores y analistas coinciden en que el principal objetivo es aplacar las presiones sobre el dólar, todavía es una incógnita de donde saldrán los recursos para financiar la operación en un contexto de escasez de divisas.

Desde el miércoles, el Banco Central vendió US$ 172 millones, de los cuales US$ 91 millones surgen del saldo negativo en el mercado de cambios y US$ 80 millones por la recompra de bonos globales por orden del Tesoro. Según datos oficiales, el BCRA destinó US$ 68 millones en el Global 2030 -el título más utilizado para operar en dólares financieros- y el resto en GD29 y GD35.

De esa manera, la autoridad monetaria sacrificó reservas para intervenir indirectamente en el mercado de bonos, con recursos que habrían salido de una cuenta en dólares del Tesoro. La operación recién se liquidará 48 horas después de concretada, es decir, este viernes, y «por ahora no hubo que comprar dólares», según fuentes oficiales.

Así y todo, los analistas creen que la medida impactará tarde o temprano en menores reservas o un mayor gasto. «Al final vamos a ver que usó parte de las reservas, parte de depósitos en dólares, algo de ANSES, eso de que tenían dólares presupuestados que se iban a usar para importar energía y ahora no, me parece poco creíble», señaló Fernando Marull, director de FyMA.

El ministro de Economía anunció que la medida apuntaba a una «mejora en el perfil de deuda», mientras que desde su equipo reconocieron que también se buscaba contener los dólares paralelos. Para Martin Vauthier, economista de Anker, «el principal objetivo es tener mayor espacio para intervenir en el MEP y CCL, en un momento de baja demanda de pesos y presiones cambiarias».

«Si el objetivo fuera administrar pasivos y mejorar el perfil vencimientos, el Banco Central tiene poca espalda, si destinara US$ 1.000 millones a comprar bonos pensando en eso, implicaría un monto importante de reservas netas en un año que la oferta de dólares se va a reducir en forma significativa, pero que tampoco genera gran impacto en la deuda del 2023 y 2024», señaló Vauthier.

Desde Economía, sugirieron que la recompra de deuda será financiada con “ahorros” por la baja del precio del gas importado (GNL). El Gobierno espera ahorrar este año unos US$ 2.000 millones. El sector público cerró el 2022 con un déficit en torno al 2,5% del PBI y este año Economía se comprometió con el FMI a bajarlo al 1,9% del PBI.

Pero la consultora 1816 advirtió que «Massa no especificó de dónde saldrá el financiamiento para esta operación» y describió un contexto desfavorable, por el recorte proyectado de US$ 10.000 millones en la oferta de dólares del agro por la sequía y la dependencia del Tesoro del financiamiento indirecto del Central a través de la compra de bonos en pesos en el mercado secundario.

Los analistas, por otra parte, estiman que los US$ 1.000 millones previstos para recomprar deuda representan hasta un 16% de las reservas netas. «Los DEGs que tiene el Tesoro se necesitan para pagarle al FMI. Por otro lado el BCRA tiene US$ 6.200 millones de reservas netas, pero ese no es un monto alto». señaló Alejandro Giacoia, economista de Econviews.

El Gobierno tiene además mayores urgencias que mejorar los precios de unos títulos que vencen después de la próxima gestión. «Los bonos que entran en esta operación vencen recién a partir de 2029 entonces resulta raro que se le de prioridad en la demanda de dólares a un problema bastante lejano y no a las importaciones necesarias para que no se frene la producción», dijo Giacoia.

Por ahora, no hay programadas nuevas compras de bonos en dólares y el mercado desconfía de que se concrete el monto anunciado. «Considerando el bajo stock de reservas y el nulo financiamiento con el que cuenta el Tesoro, es posible que la idea del gobierno sea sencillamente «mandar e el mensaje» de que sostendrá las paridades, sin llegar a comprar US$ 1.000 millones», estimó 1816.



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *