los dos entierros que indican la tradición

los dos entierros que indican la tradición


La despedida de la reina Isabel II será el funeral de Estado más importante de la historia británica y probablemente, el más visto del mundo. Se espera que dos millones de personas le dirán Adiós el lunes en sus calles y rutas.

Al menos 500 dignatarios extranjeros estarán presentes en la Abadía de Westminster, con la policía desplegando 10.000 hombres en la operación de seguridad más difícil. A las 8 de la noche del domingo, el Big Ben marcará el inicio de un minuto de reflexión en todo el país.

Cientos de miles de personas se alinearán en la ruta fúnebre desde el centro de Londres hasta Windsor, Berkshire, donde será enterrada la Reina. La ruta se ha ampliado para que la soberana pueda ser más vista, antes las criticas de no haber llegado a Londres desde Escocia en el tren real. Es feriado en Gran Bretaña para que todos puedan despedirla.

Una larga procesión va a acompañar al ataúd de Isabel II, subido a la cureña que antes fue utilizada en el funeral de la reina Victoria. Comenzará a las 10.35 de mañana (6.35 de la Argentina) la transferencia. Pero antes habrá una vigilia de los custodios del rey a la soberana en su Adiós.


Biden y Jill en la abadía de Westminster. Foto AFP

El rey Carlos III, la princesa Ana, el príncipe Andrés y el conde de Wessex irán detrás del ataúd. Luego, en la procesión y con jacket de luto, se sumarán el príncipe William, el príncipe Harry y Peter Philips, primos y nietos de la reina.

En un automóvil irán la reina consorte y la princesa de Gales y en un segundo automóvil, Sophie, la condesa de Wessex, una de las más próximas de la soberana, y Meghan, la duquesa de Sussex y esposa de Harry. A ellos se sumarán los trabajadores del sistema de salud británico (NHS).

En la Abadía

A las 11 de la mañana (hora británica) el deán de Westminster iniciará la ceremonia del funeral, transmitida por la televisión estatal, con miles de británicos en parques, detrás de las grillas, y a lo largo del país. Pero la BBC comenzará su transmisión a las 8 de la mañana hasta las 5 de la tarde, hora británica. Tambien se proyectará en los cines del país.

The Last Post y Reveille sonarán en la Abadía cuando termina el servicio de una hora. Luego habrá dos minutos de silencio en todo el reino en su honor.

Mirá también

Los jefes de Estado, reyes e invitados habrán sido trasladados del Roytal Hospital Chelsea a la abadía en ómnibus.

Después de décadas guardada, la cureña verde militar fue lustrada al menos una vez por semana en los últimos 5 años y movieron sus ruedas cada semana ante la eventualidad de la muerte de la soberana. Cien Royal Marines empujarán este carruaje de 123 años desde el Westminster Hall hasta la abadía de Westminster el lunes. Luego será llevado el ataúd al interior de la iglesia por ocho soldados.

Los Marinos van a volver a empujar la cureña desde la abadía hasta Constitution Hill, donde será transferida al coche fúnebre para dirigirse lentamente, en una trayectoria de dos horas, hasta la cripta de St George en Windsor, para que descanse en paz. Han ensayado durante 12 horas por día. Jamás lo habían hecho antes.

La última vez que se utilizó fue en el funeral de Lord Mountbatten, el primo de la reina, que murió en un atentado con una bomba del IRA en su yate en Irlanda, en 1979.

La procesión funeraria marchará desde la abadía al Wellington Arch, pasará por el Hyde Park Corner antes de ser transportada a Windsor. Un largo adiós que incluye un paso por el Museo de Historia Natural, que la reina admiraba.

muerte reina isabel westminster hall

Cuando se acerque al aeropuerto de Heathrow habrá una serie de cancelaciones de vuelos para que el silencio se imponga en su homenaje. Otra llevará el ataúd de la reina por la Long Walk, que lleva al palacio de Windsor, el recorrido de los casamientos reales. Allí habrá más gente despidiéndola, que se ha instalado.

Finalmente llegará al interior del palacio para recorrerlo a las 4 de la tarde y arribar a la capilla de St George. Habrá dos entierros. Uno público en Windsor para llegar luego al enterramiento privado, al que solo asistirán los más íntimos de la Familia Real. Esa ceremonia será a las 7 y media de la tarde.

Doble entierro

El ataúd de la Reina se bajará a la Bóveda Real de la Capilla de San Jorge en vivo por televisión, antes de ser recuperado más tarde con el de su esposo, el Príncipe Felipe, y enterrado junto a sus padres.

Su ataúd de roble inglés descenderá lentamente, en un elevador eléctrico, para unirse al duque de Edimburgo en las tumbas, al final de un conmovedor funeral en Windsor.

Pero más tarde, lejos de las cámaras de televisión, los ataúdes de ambos serán levantados para un entierro privado. Luego, la pareja será trasladada a la Capilla Conmemorativa del Rey Jorge VI de la iglesia para reunirse con los padres de la Reina, Jorge VI y la Reina Madre, y las cenizas de la hermana de la Reina, la Princesa Margarita.

muerte reina isabel II recorrido

Se espera que el rey Carlos III, sus hermanos Andrew y Edward y su hermana Ana se reúnan, cuando se levante por primera vez en 20 años, el libro mayor de piedra de mármol negro belga, que cubre la tumba.

Verán cómo los ataúdes revestidos de plomo, que transportan a sus padres, se bajan suavemente para colocarlos uno encima del otro, sostenidos por un marco de metal, dentro de la cámara.

El profesor Aidan Dodson, autor del libro British Royal Tombs, dijo: “Ningún entierro en la Bóveda Real ha sido permanente durante casi un siglo. Es más una sala de espera funeraria”.

«Entonces, mucho después de que las cámaras de televisión se hayan apagado, la Reina y el Duque de Edimburgo regresarán a la superficie, antes de ser enterrados finalmente. Después de una breve ceremonia, serán bajados juntos y se unirán a sus queridos padres y su hermana”, explicó.

500 dignatarios

Se esperan alrededor de 500 dignatarios extranjeros para el funeral de estado en la Abadía de Westminster, lo que desencadenará la operación de protección personal más grande jamás realizada por la policía metropolitana.

Allí estarán el presidente norteamericano Je Biden y su esposa Hill, el emperador de Japón, Naruhito y su esposa, la emperatriz Masako, el jefe de estado francés Emanuel Macron y Brigitte, la primera dama, sus colegas de Italia, Portugal, Alemania, las autoridades de la UE, los líderes del Commonwealth.

Se esperan más de 30 royals. Encabezados por Abdullah de Jordania y la reina Rania, Willem y Máxima de Holanda, Felipe y Leticia, reyes de España, Philip, y Matilde, reyes de Bélgica, entre otros. El rey Emérito de España, Don Juan Carlos y la reina Sofía también estarán. Son primos de la soberana.

Los reyes árabes no están confirmados. No les gusta la idea de viajar a la abadía sin su cortejo y en un democrático ómnibus. El heredero de Arabia Saudita, el príncipe Mohammed, vendrá para saludar al nuevo rey. Pero probablemente no será parte de este séquito de dignatarios, ante las sanciones que recibe su país y su circulo más íntimo por el asesinato del periodista Jamal Kashogui.

Los Royal temen que haya protestas.

Dado que se esperan grandes multitudes en Londres , Network Rail instó al público a permitir tiempo adicional para sus viajes, particularmente el lunes por la noche.

Será el funeral más visto de los eventos reales en televisión, con millones de televidentes alrededor del mundo. El funeral de Diana fue visto por 32,1 millones de personas en Gran Bretaña y 13 millones vieron en la televisión la partida de Felipe, el duque de Edimburgo. El funeral de la reina será el primero en la abadía de Westminster desde que en 1760 el rey George II fue enterrado allí.

Miles de funcionarios públicos, un equipo central de más de 100, así como voluntarios, se han movilizado para llevar a cabo la planificación del funeral, encabezados por Sarah Healey, secretaria permanente del Departamento de Digital, Cultura, Medios y Deportes. Las reuniones diarias han sido presididas por Nadhim Zahawi, el canciller del ducado de Lancaster.

En las afueras del Castillo de Windsor. Foto AFP
En las afueras del Castillo de Windsor. Foto AFP

Fuentes gubernamentales dijeron que el funeral de la Reina fue el evento de servicio público más grande desde los Juegos Olímpicos y uno de los más grandes de la historia, además de ser el acto internacional más grande para dignatarios extranjeros coordinado por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El gobierno se niega a ponerle un precio al costo del funeral de estado , que ha estado planeado durante décadas e involucró la revisión de información de archivo sobre los funerales de los ex monarcas.

Operativo de seguridad

El comisionado asistente adjunto de la policía Metropolitana, Stuart Cundy, dijo que los comandantes tenían planes para frustrar o lidiar con cualquier intento de ataque o interrupción. La “escala y complejidad” de vigilar el funeral fue inmensa, con oficiales reclutados de las fuerzas de todo el país para que las fuerzas Metropolitanas pudiera manejar el evento y otras demandas en toda la capital.

“Este será el lunes el mayor despliegue individual de agentes de policía en una operación que la policía Metropolitana haya emprendido jamás. “Como un solo evento, esto es más grande que los Juegos Olímpicos de 2012, es más grande que el fin de semana del jubileo de platino”” explicó Stuart Cundy a los periodistas.

En los Juegos Olímpicos de Londres 2012, las cifras de los jefes de policía muestran que solo en la capital se desplegaron alrededor de 9.500 agentes. Para el funeral de la Reina, la policía Metropolitana y la fuerza de Thames Valley están haciendo su mayor despliegue en un solo día, sabiendo que cualquier error generaría críticas dañinas, en un momento de duelo nacional.

Cundy dijo que los planes para eventos tan grandes siempre estaban evolucionando. Se tomaría en cuenta el apuñalamiento de dos oficiales el viernes por la mañana. Aunque enfatizó que los oficiales “no creen que los apuñalamientos estén relacionados con el terrorismo o con los eventos que rodearon a los policías” con la muerte de Su Majestad la Reina”.

Se espera que Liz Truss, la primera ministra, se reúna con líderes mundiales, como el taoiseach irlandés, Micheal Martin, durante el fin de semana con conversaciones privadas en No 10 y Chevening, la finca designada para el secretario de Relaciones Exteriores. Pero el encuentro con Joe Biden fue postergado para realizarse en la Asamblea de las Naciones Unidas en Nueva York.

PB



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.