Los perfiles laborales que tendrán trabajo garantizado en el futuro

Los perfiles laborales que tendrán trabajo garantizado en el futuro


En 2018, un informe de la UNESCO anticipaba que, hacia 2050, el 75% de los empleos estarían relacionados con el campo llamado STEM: ciencia, tecnología, ingeniería y matemática (por las iniciales de esas palabras en inglés). Pandemia mediante, la aceleración de la digitalización y automatización de los procesos productivos está marcando el ritmo de la generación de nuevos empleos.

“De cara a futuro, todos van a tener que tener conocimientos tecnológicos y las universidades ya se están adaptando para incluir materias de tecnología en todas las carreras”, asegura Aldo Kazakevich, CEO de bdt global y miembro de la Comisión Directiva de la CESSI, la cámara de la industria del software.

Las tecnologías digitales se aplican en todos los sectores y generan nuevos empleos.

«En los últimos 5 años solo la industria de IT produjo 15.000 puestos nuevos de trabajo por año para cubrir, y las universidades generan 7.000 graduados anuales. Es decir que hay un déficit del 50% entre la demanda y lo que genera el sistema educativo», informa.

Para cubrir esta brecha es necesario sumar vocaciones para las carreras STEM: “Hay que fortalecer la enseñanza de las ciencias duras en los jóvenes desde edades tempranas», asegura Nicolás Schenquerman, gerente regional de Matific, una plataforma para el aprendizaje de matemáticas.

«La incorporación de la gamificación aplicada a las matemáticas mejora la relación de los alumnos con los números, los ayuda a perder el miedo a equivocarse, los incentiva a encontrar su vocación y prepara a aquellos que decidan seguir por el camino de estas carreras”, agrega.

Programación

La escasez de programadores o desarrolladores es un problema global debido “a que el uso de tecnología para la toma de decisiones y la transformación de los modelos productivos y de negocios se han acelerado mucho”, observa Micaela Unamuno, gerente de Operaciones de Educabot. Por eso, la informática, la robótica y la programación no sólo son carreras del presente, sino del futuro, dice.

“La pandemia normalizó la contratación de talento en cualquier parte del mundo. Y eso abre nuevas oportunidades a quienes aprenden a crear para la economía digital”, señala Ingrid Zuñiga, directora de Comunicaciones de Platzi, una plataforma de educación tecnológica en español. “Hay una lucha por encontrar perfiles en programación, ciencias de datos, creación de videojuegos y en diseño para el metaverso”, especifica.

Con base en la programación, aparecieron una gran cantidad de especializaciones de alta demanda, entre otras inteligencia artificial y aprendizaje automático, marketing y estrategia digital, automatización de procesos, transformación digital, seguridad de la información o internet de las cosas, según lista Carolina Pérez Mora, cofundadora de Egg, empresa argentina de educación y tecnología.

“La formación en herramientas de desarrollo de software es el primer paso para adaptarse a las necesidades digitales del mercado”, afirma.

Un perfil fundamental en la economía digital es el llamado “product owner”: «Es un perfil que conoce de procesos del negocio y de tecnología. Es difícil de encontrar”, dice Kazakevich. “Hoy todos los unicornios en el mundo se pelean por llevarse los mejores de este perfil”, advierte.

La inteligencia artificial, el aprendizaje automático y la robótica son especialidades que serán cada vez más demandadas. Foto: EFE.

La inteligencia artificial, el aprendizaje automático y la robótica son especialidades que serán cada vez más demandadas. Foto: EFE.

“Históricamente se trataba de profesionales graduados de carreras tecnológicos que incorporaban el tema negocios. Ahora hay muchas carreras nuevas que combinan tecnología, administración y negocios, como por ejemplo la de Economía Empresarial que ofrece la Di Tella”, detalla.

Por otro lado,  «cada vez hay más aplicaciones, sistemas y plataformas que requieren testeo de calidad. Si fallan, los costos son altísimos», aporta Kazakevich. Por eso, se vuelven necesarios los «testers». También hay alta demanda de perfiles para infraestructura -desarrolladores para la nube y arquitectos-.

Otra especialidad emergente es la de “experiencia de usuario” (UX), es decir, todo lo que sucede en los puntos de interacción entre las personas con la marca, sus productos e interfaces.

“En el diseño UX intervienen diseñadores de interfaces, investigadores, redactores, desarrolladores de software, analistas de negocio y otros roles, con el fin de generar experiencias que ayuden a las personas a lograr sus objetivos o resolver sus problemas”, explica Eduardo Díaz, de Educación IT.

Su rol es el de UX Writer, una tarea que toma como referencia al “copywriter”, el redactor creativo de las agencias de publicidad. “Ambos buscan una escritura basada en los perfiles de sus audiencias, pero el UX Writer trabaja en equipo y centra su acción en resolver las necesidades de las personas usuarias del diseño, guiándolas en cada paso que necesiten para resolver sus tareas”, señala Díaz.

Datos

“Hoy todo lo que hacemos deja una huella en forma de datos porque todas las actividades están mediadas por sistemas digitales. Esas tecnologías tienen la capacidad de registrar qué está pasando en cada momento», explica Juan Vidaguren, decano de la Escuela de Gestión y Tecnología del ITBA.

Tradicionalmente, la información era algo difícil de guardar, pero ahora «no sólo es fácil guardar los datos, sino también explotarlos, analizarlos”, agrega Vidaguren.

Lo que se vuelve entonces clave es contar con personas que puedan decidir para qué analizar esos datos y qué es posible entender de ellos. Esto hizo que surgiera hace pocos años una profesión específica en analítica de datos. En el ITBA, de hecho, hay tanto una carrera de grado -que tuvo el año pasado sus primeros graduados- como una maestría para este perfil específico.

Ingeniería

“Cualquier carrera de ingeniería hoy está enormemente demandada”, asegura Vidaguren. Y la proyección es que así seguirá siendo.

Sin embargo, el perfil que se requiere es el de “un ingeniero que entiende que la ingeniería no solamente es tecnología, sino que es alguien que incorpora desde el vamos el trabajo multidisciplinario, en equipo y la creatividad”, dice el académico. Por eso, “es necesario asegurar habilidades blandas como parte de la formación del ingeniero”.

Por otro lado, surgieron ingenierías nuevas y específicas. Por ejemplo: “Hoy la medicina es un usuario de tecnología no sólo en la aparatología para diagnóstico, sino también en el diseño y desarrollo de medicamentos y tratamientos y en las maneras de diagnosticar”, describe Vidaguren. Así, el bioingeniero apareció como perfil específico para cubrir estas necesidades.

“La bioingeniería ofrece una gama de oferta laborales muy grande: por un lado, las vinculadas con el desarrollo y diseño de equipamiento médico, por otro, las relacionadas con el software y la informática médica y, finalmente, las vinculadas con la inteligencia artificial para la toma de decisiones”, describe Paula Bonomini, directora de la carrera de Bioingeniería en el ITBA.

Además, es un perfil que “conoce la estructura del centro de salud y tiene una buena adaptabilidad para hablar con sus distintos actores”.



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.