¿Qué está pasando entre Armenia y Azerbaiyán?

¿Qué está pasando entre Armenia y Azerbaiyán?


La comunidad internacional se movilizó esta semana para evitar otra guerra, muy cerca del escenario sangriento en el que se convirtió Ucrania desde que Rusia lanzó su ofensiva en febrero.

Después de meses de calma apoyada en una tregua que demostró ser frágil, Armenia y Azerbaiyán se enfrentaron desde el martes en los peores combates de los últimos dos años y encendieron luces rojas en Oriente y Occidente.

Aunque la ofensiva en Ucrania y las estrategias del Kremlin frente a la resistencia de las fuerzas de Kiev concentran las miradas, son muchos los analistas que llaman a prestar atención a este otro conflicto en tierras de lo que alguna vez fue la Unión Soviética. 

Más de 210 personas murieron en los enfrentamientos de esta semana entre Armenia y Azerbaiyán, los peores combates entre ambos países en dos años, según los nuevos balances anunciados este viernes por las dos partes.

El clima parecía más calmo este viernes, tras el alto el fuego acordado el martes. Pero los temores a una escalada no se desvanecen.

Los dos países se acusan recíprocamente de haber provocado los enfrentamientos, que estallaron el martes y se interrumpieron a partir de una mediación internacional en la medianoche del jueves.

Los dos vecinos del Cáucaso ya libraron en 2020 combates por el control de la disputada región de Nagorno Karabaj, que se saldó con más de 6.500 muertos y obligó a Armenia a ceder territorios a Azerbaiyán.


Un cartel con la imagen de un soldado reza «servir por la Madr Patria», en una calle de la ciudad de Vardenis, en Armenia, este jueves. Foto: AFP

Historia repetida

El enfrentamiento actual no sólo es el más grave desde aquella batalla de 44 días por el control del enclave separatista -cuando Azerbaiyán declaró su victoria sobre Armenia- sino que no tienen precedentes en la frontera común.

Los dos países, en rigor, nunca delimitaron una frontera, sumergidos en la disputa por Nagorno desde antes de la desintegración de la URSS.

Armenia y Azerbaiyán, enfrentados desde la década de 1980 por Nagorno Karabaj -reconocido internacionalmente como territorio azerbaiyano pero poblado por armenios étnicos- se acusan mutuamente de los ataques fronterizos, que se repiten esporádicamente.

La versión de Armenia es que el ejército azerí atacó en siete direcciones e «intentó avanzar». Azerbaiyán, por su parte, afirma que sus tropas tuvieron que tomar «medidas de respuesta decisivas» para suprimir el fuego armenio y actos de sabotaje en tres lugares.

Los analistas consideran que la escalada actual convirtió en papel mojado los esfuerzos recientes de la Unión Europea para que Baku y Ereván lleguen a un acuerdo de paz.

La zona en conflicto. /AFP
La zona en conflicto. /AFP

Este viernes, Azerbaiyán revisó su cifra de muertos por los enfrentamientos y la subió a 77, seis más que en su anterior balance.

El primer ministro armenio Nikol Pashinyan señaló por su parte que «hasta el momento, el número de muertos es 135». Pero aclaró que esa cifra podría aumentar porque «también hay muchos heridos».

¿Mediación de Rusia?

El primer ministro armenio, Nikol Pashinián, pidió inmediatamente la activación del Tratado de Amistad, Cooperación y Asistencia Mutua firmado entre Ereván y Moscú en 1997 y que incluye la posibilidad de asistencia militar por parte de Rusia.

Rusia tiene desde mediados de los años 1990 una base militar en la ciudad armenia de Giumri, en el noreste.

Durante la última guerra en Nagorno Karabaj, cuyo alto el fuego también facilitó Rusia, las autoridades armenias no pudieron sin embargo recurrir al auxilio del Kremlin, porque los combates se desarrollaron en territorio internacionalmente reconocido como perteneciente a Azerbaiyán.

Ventanas rotas y destrucción en un sanatorio de la ciudad armenia de Jermuk, tras los combates de esta semana. Foto: AFP
Ventanas rotas y destrucción en un sanatorio de la ciudad armenia de Jermuk, tras los combates de esta semana. Foto: AFP

Pashinián también pidió ayuda a la alianza militar postsoviética liderada por Rusia, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), que intervino en enero pasado con tropas de pacificación en Kazajistán, y al Consejo de Seguridad de la ONU.

Una delegación de la OTSC -liderado por Moscú y que agrupa a antiguas repúblicas soviéticas- llegó a la capital armenia el jueves por la noche, informó el ministerio de Defensa. Armenia es miembro de este organismo, pero Azerbaiyán no.

En medio de la escalada, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, anunció este viernes que quiere visitar Ereván este fin de semana.

El rol de la Unión Europea

Rusia ha sido un tradicional mediador en el Cáucaso. Pero ahora, en plena tensión entre Moscú y Occidente por la invasión a Ucrania, fue la Unión Europea la que se puso en marcha para intermediar entre Baku y Ereván.

Durante las conversaciones bajo patrocinio de la UE en abril y mayo, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, y Pashinyan acordaron nuevas negociaciones con vistas a un futuro tratado de paz.

Soldados de Azerbaiyán llevan el cuerpo de un colega muerto en los combates de este martes en la frontera con Armenia. Foto: EFE
Soldados de Azerbaiyán llevan el cuerpo de un colega muerto en los combates de este martes en la frontera con Armenia. Foto: EFE

Los dos presidentes se reunieron por última vez en Bruselas, el 31 de agosto, un encuentro auspiciado por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

Para Europa y sobre todo Rusia un nuevo frente en el Cáucaso Sur sería el peor momento debido a su guerra en Ucrania.

«Rusia solo tiene herramientas políticas en la región para llamar a las partes a la paz. No tiene recursos militares. 2.000 de sus fuerzas de paz en el Karabaj y una base militar en Armenia no son un recurso que Rusia pueda usar», explicó a la agencia EFE el director del Instituto del Cáucaso con sede en Ereván, Alexandr Iskanderián.

El analista de seguridad regional Vajtang Maisaya interpretó a su vez que «Azerbaiyán, al darse cuenta de que Rusia se debilitaba en la guerra con Ucrania, pasó a la acción», porque confía en que Rusia no enviará sus tropas para luchar por Armenia.

Armenia y Azerbaiyán se enredaron en dos guerras en las últimas tres décadas por el control de la región de Nagorno Karabaj.

La población de etnia armenia de Nagorno Karabaj se separó de Azerbaiyán cuando la Unión Soviética colapsó en 1991. Un primer conflicto, anterior al de 2020, costó unas 30.000 vidas.

Mirá también



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.