ABORTO LEGAL

ES LEY EL ABORTO VOLUNTARIO

30/DIC/2020

Con 38 votos afirmativos, 29 negativos y 1 abstención

El Senado de la Nación transformó en la madrugada de este miércoles en ley la Interrupción Voluntaria del Embarazo, que legaliza el aborto en el país por decisión de la mujer hasta la semana 14

El Senado convirtió hoy en ley la legalización del aborto, en una histórica sesión que fue seguida por miles de manifestantes y colectivos de mujeres de todo el país y en la cual también se sancionó el Plan de los 1000 días de cuidado integral de la salud durante el embarazo y la primera infancia.

Con los apoyos de senadores oficialistas y opositores, el proyecto sobre el aborto se transformó en ley en una votación crucial que deja al Gobierno con una de sus promesas de campaña saldadas en el cierre de su primer año de gestión y una victoria legislativa de cara al ciclo electoral que se avecina.

El “si” a la legalización del aborto (mediante el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo) hasta la semana 14 de gestación se impuso por 38 votos afirmativos y 29 negativos y una abstención, tras un acuerdo alcanzado con algunos senadores indefinidos para retoques en el texto al momento de la promulgación, en una sesión que comenzó el martes y se extendió durante 12 horas.

Así, la Cámara tradicionalmente más conservadora del Congreso, que frenó hace dos años la misma iniciativa por 38 votos contra 31, logró esta vez darle luz verde a una ley que prioriza el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo por sobre las objeciones basadas en los preceptos constitucionales de defensa de la vida desde la concepción.

El suspenso sobre el resultado se mantuvo en el Senado hasta el último minuto y la opción por el “sí” al aborto se definió finalmente con el anuncio del oficialismo de que se vetaría parcialmente un artículo cuya interpretación sobre la alternativa del aborto después de la semana 14 de gestación era muy amplio.

El respaldo de los senadores del Juntos Somos Río Negro, Alberto Weretilneck, y los del Frente de Todos Eduardo Kueider y Sergio Leavy, así como el de la neuquina opositora Lucila Crexell, fue decisivo para consolidar el aval a la propuesta del Gobierno.

Tras la sanción de la norma sobre el aborto, el Senado aprobó por unanimidad el proyecto de Ley Nacional de Atención y Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia, conocido también como el Plan de los 1.000 días.

La nueva ley de aborto, llevada al Congreso por el Gobierno de Alberto Fernández en línea con una de sus promesas de campaña, deja atrás una legislación de 99 años que castigaba con cuatro años de cárcel a las mujeres que abortaban y sólo permitía la interrupción de los embarazos en casos de violación o de peligro de vida para la persona gestante.

Ahora, con la flamante normativa lograda tras al menos seis envíos fallidos de proyectos de ley similares en los últimos 15 años, las mujeres podrán interrumpir un embarazo sin temor de ir a prisión hasta la semana 14 y el sistema de salud público deberá garantizar la cobertura de la intervención de manera gratuita.

La intervención del papa Francisco, en la previa de la sesión, con un tuit en favor de “las dos vidas”, y la apelación a la inconstitucionalidad, no logró consolidar el voto de los detractores de la legalización, que anunciaron que llevarían su demanda a la Justicia.

El resultado en favor del fin de la despenalización y la legalización del aborto fue festejado en la calle por los partidarios “verdes”, en su mayoría mujeres y jóvenes que siguieron el minuto a minuto de la sesión en las afueras del Palacio Legislativo.

La indefinición de algunos senadores que mantuvieron en reserva su posición hasta el último minuto hicieron que esta sesión sea una de las que mayores expectativas concitó no sólo en la opinión pública argentina sino en países de habla hispana.

Pocas leyes como esta -con excepción de la referida a la resolución 125 de retenciones para el campo, en 2008- llegaron al recinto con un resultado tan incierto y una paridad tal que hasta se especuló con que la vicepresidenta y presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, podría llegar a tener que desempatar.

La transversalidad de la medida, que atravesó a las dos principales fuerzas políticas del país pero en general a toda la sociedad, transformó a esta norma en una de las pocas que logró trascender la llamada “grieta” que divide a los argentinos entre el peronismo y el antiperonismo.

Tanto en el debate de 2018 como en el de este año, legisladores del Frente de Todos festejando con sus acérrimos rivales de Juntos por el Cambio y, al mismo tiempo, los detractores del aborto, de bancadas opuestas, aunando esfuerzos para frenar la ley, fueron el rasgo atípico que marcó la discusión sobre el aborto desde sus comienzos.

Entre los partidarios del “no” en el Senado, la mayoría fueron miembros de la coalición Juntos por el Cambio. De los 29 votos en contra, 17 fueron de opositores y 16 del Frente de Todos mientras que entre los denominados “verdes” 26 fueron del FdT y sólo 11 de JxC.

La posición de Cristina Kirchner fue de decidida acción en pos de facilitar el debate en la Cámara que preside, tanto en comisiones como en el recinto y, al mismo tiempo, dar libertad de acción a sus legisladores al punto de que su propio jefe de bloque bregó por el “no”.

La propia Cristina Kirchner aseguró en 2018 cuando finalmente la ley fue archivada por el Senado que quien la hizo cambiar de posición no fue su hija Florencia como se afirmaba entonces sino “las miles y miles de mujeres que se volcaron a las calles”.

El líder de la coalición opositora, Mauricio Macri, promovió el debate en 2018 pese a estar en contra pero se mantuvo esta vez al margen de la discusión, en sintonía con el argumento de los “celestes” que aseguraban que era inoportuno este debate en medio de la pandemia de coronavirus.

Al igual que durante la sesión de la Cámara de Diputados, que votó a favor por 131 contra 117, la sesión del Senado fue seguida desde los palcos por diversas personalidades de la política y del gabinete como los ministros de Salud,Ginés González García y de Mujeres y Diversidades, Elizabeth Gómez Alcorta; la secretaria de Salud, Carla Vizzotti; y la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra.

Los festejos se dieron en la calle, en las inmediaciones del Congreso, y hasta en otros barrios porteños con bocinazos de automóviles que circulaban en horas de la madrugada.

Fuente: TELAM

“OBSESION”: ABORTO LEGAL

21/DIC/2020

Aborto legal | La Iglesia cuestionó a la dirigencia política por la “febril obsesión” por el proyecto

La Conferencia Episcopal volvió a pronunciarse contra la iniciativa, que es impulsada por el Gobierno. Se debatirá el 29 de diciembre en el Senado

La Iglesia redobló las críticas al proyecto de aborto legal al cuestionar a la dirigencia política por lo que consideró que es una “febril obsesión por instaurar“ la interrupción del embarazo en la Argentina. La Conferencia Episcopal advirtió que “hay miles de cuestiones sanitarias y sociales a resolver, que requieren toda nuestra atención”. Manifestó además que el país necesita “una ardua reconstrucción: de las fuentes de trabajo, de la educación, de las instituciones y de los lazos fraternos”.

La CEA se manifestó nuevamente contra el proyecto, que impulsa el Gobierno y que el Senado debatirá el próximo 29 de diciembre. La institución liderada por Oscar Ojea se pronunció en el mensaje de Navidad, con el título “¿Por qué no renovar la esperanza?”. Planteó que “en estas últimas semanas el panorama se ha ennegrecido” y que “la opción política pasó a ser una incomprensible urgencia, una febril obsesión por instaurar el aborto en Argentina”.

// MEDIA SANCION POSITIVA PARA LEY DE ABORTO 11/DIC/2020

La Iglesia sostuvo que “hay miles de cuestiones sanitarias y sociales a resolver, que requieren toda nuestra atención”. Mencionaron desde los problemas de la vacunación hasta la cantidad de personas muy enfermas que este año no han recibido adecuada atención médica, pasando por las mujeres que sufren violencia o no tienen un trabajo digno”. Cuestionó que “lo que se les ofrece en este momento duro e incierto es el aborto, y eso es un golpe a la esperanza”.

Los obispos manifestaron que por la pandemia, esta Navidad “nos encuentra en un momento histórico donde necesitamos una ardua reconstrucción: de las fuentes de trabajo, de la educación, de las instituciones, de los lazos fraternos”. Aunque afirmaron que “para quienes esperan empezar un año mejor, esta agenda legislativa no les trae esperanzas”, en relación al proyecto de interrupción legal del embarazo.

Manifestaron que la fiesta de la Navidad “nos hace pensar en la dignidad de cada vida, nos recuerda cuánto vale un ser humano”. Señalaron además que confían “en el bien que habita en el pueblo, en esa tierra fértil que son los corazones de los argentinos, capaces de elegir la vida y la fraternidad más allá de todo”.

En otro tramo del mensaje navideño los obispos recordaron que el Papa Francisco pidió en su última encíclica: “Que la pandemia no nos deje iguales sino que nos vuelva más apasionados para defender toda vida: la vida de un anciano, de un discapacitado, de un enfermo, de un niño por nacer”.

Fuente: TN

ABORTO EN EL SENADO

11/DIC/2020

Se espera un ajustado debate en el Senado y Cristina Kirchner podría definir la votación

Los “verdes” dicen tener una ventaja de un voto pero los “celestes” creen que llegan al número para el rechazo. El rol clave que tendría la Vicepresidenta.

El proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) tiene por delante un desafío complejo: ser aprobado en la Cámara de Senadores, en donde el “poroteo” indica que se tratará de una disputa voto a voto hasta el final.

//MEDIA SANCION POSITIVA PARA LEY DE ABORTO

Es que de acuerdo al sector que se consulte, los números son disímiles. Los “verdes” afirman tener 36 votos a favor y 35 en contra, mientras que los “celestes” aseguran contar con el mismo numero de voluntades. Además, afirman que la legisladora neuquina Lucila Crexell todavía no definió. También hablan de un indeciso que los representantes que acompañen la iniciativa cuentan como propio pero que, en realidad, la rechazaría.

José Alperovich, de licencia por una denuncia de abuso sexual, es el senador 72, y su ausencia representaría un golpe para los celestes ya que en 2018 votó en contra. Pero lo cierto es que, si lo requiere, podría pedir participar de la sesión: el tramite para hacerlo no reviste mayor complejidad.

En este contexto, varios especulan con que podría darse un empate en la Cámara Alta y de ocurrir, sería la vicepresidenta Cristina Kirchner la que debería definir por sí o por no. Una situación muy parecida a la que atravesó Julio Cobos en 2008, cuando rechazó la resolución 125.

El tratamiento en el Senado comenzará la próxima semana en las comisiones de Justicia y Asuntos Penales y de Salud. En todas, el oficialismo cuenta con los votos para darle dictamen. La intención es que esto ocurra antes del viernes 18 para que el proyecto esté listo para su debate en las sesiones que podrían celebrarse entre el 28 y el 30 de diciembre.

A último momento, Diputados introdujo modificaciones en el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo. Esta serie de cambios podrían repercutir favorablemente en los senadores que tengan ciertas dudas.

Sobre la objeción de conciencia, en el texto original se obligaba a los efectores de salud a garantizar el aborto en el caso de que una persona gestante así lo requiriese. El artículo 11 deja sin efecto esa cuestión, aunque obliga a aquellos efectores “que no cuenten con profesionales para realizar la interrupción del embarazo a causa del ejercicio del derecho de objeción de conciencia” a “disponer la derivación a un efector que realice efectivamente la prestación y que sea de similares características al que la persona solicitante de la prestación consultó”.

A propósito de las personas gestantes menores de 16 años con embarazos no deseados que decidan abortar, se requerirá su consentimiento informado y la asistencia de al menos uno de sus padres, conforme lo dispuesto en el artículo 26 del Código Civil y Comercial, que indica que “la persona menor de edad ejerce sus derechos a través de sus representantes legales”.

Media sanción

Tras más de 19 horas de debate, la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). La iniciativa obtuvo 131 votos a favor, 117 en contra y hubo seis abstenciones.

La sesión en la Cámara Baja continuó con el tratamiento del “Plan de los 1000 días”, que también obtuvo media sanción al cosechar 196 votos positivos.

La iniciativa obtuvo media sanción en Diputados. (Foto: Télam).Por: MAXIMILIANO VERNAZZA

Esta iniciativa establece una protección integral a la mujer y al niño hasta los primeros tres años de vida. El texto, que apunta a acompañar, proteger y apoyar íntegramente a las embarazadas y recién nacidos, está basado en un esquema que rige en la provincia de San Juan desde 2016.

Fuente: TN

MEDIA SANCION POSITIVA PARA LEY DE ABORTO

11/DIC/2020

Tras 20 horas de debate y con 131 votos a favor y 117 en contra, Diputados le dio media sanción al proyecto de legalización del aborto

La Cámara Baja aprobó el texto que ahora pasará al Senado, donde se esperan números más ajustados. Afuera del Congreso, militantes “verdes” y “celestes” realizaron una vigilia para esperar el resultado de la votación

En una maratónica sesión que ya acumula 20 horas pero continúa con el debate de la ley de los 1.000 días, la Cámara de Diputados le dio media sanción al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). La iniciativa se aprobó con 131 votos a favor, 117 en contra y 6 abstenciones y ahora deberá tratarse en el Senado, donde se esperan números más ajustados, con una definición voto a voto.

A diferencia de 2018, cuando la Cámara Baja le dio luz verde al proyecto con 129 votos positivos, 125 negativos y una sola abstención, esta vez se extendió la brecha. En tanto, fuera del Congreso militantes “verdes” y “celestes”, que habían comenzado a arribar a partir del mediodía, llevaron a cabo una vigilia durante toda la noche, a la espera de la resolución. Finalmente, quienes desean “que sea ley” terminaron celebrando.

Por su parte, el Presidente de la Nación estuvo atento a lo que pasaba en la Cámara de Diputados durante toda la jornada. Lo mantuvieron informado la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, y el ministro del Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro, que desde Casa Rosada intercambió mensajes con la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta. Las dos se quedaron todo el día y toda la noche en el Congreso, con la lista de diputados y diputadas marcados en sus celulares con distintos colores según el sentido de su voto. Ya varios días atrás, el número necesario para la aprobación estaba garantizado, aunque ayer el plan fue consolidarlo e intentar ampliar la brecha como señal hacia la sociedad y hacia el Senado, donde hay una virtual paridad.

El rumor sobre la posibilidad de que Alberto Fernández pasara por el Congreso se instaló fuerte por la tarde, después de que varios funcionarios y ministros dejaran en claro con su presencia el fuerte respaldo del oficialismo, el primer gobierno en presentar un proyecto de interrupción voluntaria del embarazo. Precisamente trabajaron en el texto Ibarra y Gómez Alcorta, a pedido del Presidente. Sin embargo, hubo coincidencias en Casa Rosada y en Diputados respecto a dejar el protagonismo a los legisladores de todas las fuerzas políticas. “Si uno se quiere apropiar, lo que se logra es que no se vote la ley”, señaló Gómez Alcorta a un grupo de periodistas, entre ellos a Infobae, antes de la medianoche. “Es de la calle, es de las pibas, es de La Campaña”, se la oyó decir.

Diputados aprobó el proyecto de Intervención Voluntaria del Embarazo

La ministra advirtió que el voto fue transversal, por lo que el resultado fue atribuido de la misma manera a diputados de Juntos por el Cambio, como de fuerzas provinciales, de izquierda y del Frente de Todos. La funcionaria reivindicó además el antecedente del debate de 2018, por haber evidenciado un tema hasta entonces tabú para la política. Ese año, fue Mauricio Macri el primer presidente en habilitar el tema, aún cuando no lo apoyaba, y el Senado frenó la ley.

Para conmemorar el antecedente pasaron por el Congreso varios ex diputados de aquel grupo autodenominado “las sororas”. Hubo foto en Pasos Perdidos con el ahora diputado provincial Daniel Lipovetsky (PRO); la intendenta quilmeña Mayra Mendoza; la ahora diputada provincial santafesina Lucila de Ponti; la correntina Araceli Ferreyra; la presidenta de AySA, Malena Galmarini; y quienes siguen ocupando una banca como Leonardo Grosso; Mónica Macha y Cecilia Moreau. En la escena faltó Silvia Lospennato, que con Moreau y Macha volvió a ser protagonista en el nuevo debate, mientras que Galmarini, vestida de traje verde, no dejó de buscar más votos. Hubo charlas con gobernadores, como el de San Juan, el de Misiones, el de Salta y el de Tucumán, tanto para sumar votos como para evitar que otros se cayeran.

Más allá de los 165 discursos divididos entre los que votaron a favor y en contra, no hubo discursos “beligerantes”, salvo la denuncia de la diputada del PRO Dina Rezinovsky. “Con la billetera están comprando diputados oficialistas. Me frustra saber que están dando vuelta diputados”, resaltó la legisladora macrista como hace dos años, cuando Elisa Carrió, entonces diputada, se retiró a descansar y al regresar por la mañana expresó sus sospechas sobre el cambio de votos ocurrido durante la madrugada. El voto en contra estaba arriba en el inicio de la sesión, pero finalmente, por el cambio de opinión de legisladores pampeanos, se votó la media sanción por 129 contra 125. Sólo hubo una abstención.

El festejo de Lospennato (foto: Prensa Diputados)

Este año el postergado debate que anunció el Presidente el 1° de marzo se trató en comisiones sólo una semana y se trató en una sesión que arrancó ayer minutos después de las 11 de la mañana y se extendió durante toda la madrugada. La estrategia fue apuntar a la necesidad de contemplar la IVE como política de Salud y, en paralelo, votar la ley de los Mil Días para acompañar a las mujeres gestantes y a los niños hasta los tres años.

Varias veces el presidente del cuerpo, Sergio Massa, pidió respetar los tiempos acordados: 5 minutos por cada diputado y diputada. Los excesos fueron extendiendo el debate y postergando la hora de votación. De todos modos, se lo notó muy conforme por el tono, de un respeto poco habitual. No hubo gritos, ni chicanas, ni discursos virulentos. Hasta alguien tan efusivo como el cordobés Luis Juez lo destacó: “Presidente no sé como ser original a la una de la mañana. Y cómo hablar sin romper este clima armonioso, pensamientos distintos pero un clima armonioso”. Según su punto de vista, el debate no resolvería el tema que como abogado anticipó que “lo va a terminar de resolver la Corte”. Defendió “el derecho de la persona por nacer, que el único derecho que tiene es a ver la luz”.

Lo siguió en la palabra el cordobés Pablo Carro, del Frente de Todos. “Córdoba es una provincia de contrastes”, arrancó una risa propia y carcajadas entre otros legisladores. Y en su caso, justificó el voto a favor.

Pablo Yendlin, Vilma Ibarra, Sabina Fréderic, Sergio Massa, Ginés González García, Elizabeth Gómez Alcorta y Fernanda Raverta en el Salón de Honor de Diputados (Presidencia)

“Vamos a votar de manera transversal porque no podemos ser indiferentes para un problema de salud pública”, señaló Maximiliano Ferraro en su última sesión como presidente del bloque de la Coalición Cívica. Como en esa fuerza política, todos tuvieron divisiones internas. Él mismo opina distinto que Carrió, aún cuando preside la Coalición Cívica. Cuatro de los 14 diputados del bloque ‘lilito’ habían anticipado su voto a favor, el resto fueron voceros de la campaña ‘por las dos vidas’ e incluso María Lucía Lehmann solicitó postergar el debate hasta después de Reyes. Mariana Zuvic mantuvo en reserva su posición.

Otro que en el punteo de “verdes” fue contado a favor fue Sebastián García de Luca (PRO), muy cercano a Emilio Monzó, el ex presidente de la cámara de Diputados. En su caso no pidió la palabra y prometió revelar su postura recién en el momento de la votación. No pidió la palabra como sí lo hizo Flavia Morales, del Frente de la Concordia de Misiones. Dos años atrás Morales votó en contra, pero esta vez sorprendió. “Desde la votación de 2018 he reflexionado, he analizado. La penalización no logra evitar que muchas mujeres realicen esta práctica y más aún en la clandestinidad. En efecto, la intervención del Estado, en este momento, es fundamental”, apuntó. Y aseguró: “No se trata de lo que yo piense, sino de lo que está pasando allá afuera y estas prácticas clandestinas están ocurriendo aún en pandemia. He entendido que tenemos que optar entre la existencia de una regulación u optar por que las cosas sigan de la misma manera”. Nadie se hizo cargo de haberla convencido. A la inversa, la chaqueña Aída Ayala (UCR), presente en el recinto, anunció hace varias semanas que esta vez cambiaría su voto y rechazaría la IVE.

Carolina Gaillard, presidenta de la comisión de Legislación Penal (Prensa Diputados)

A la 1:55, Nancy Sand, del Frente de Todos de Corrientes, anunció su postura. En el oficialismo la tenían en la lista “celeste”, aunque ella había hecho declaraciones periodísticas a favor de la ley. Así lo destacó: “A pesar de que pensé que podía acompañar lo contrario, hoy debo decir que por formación, por convicción y por conciencia que la interrupción de una vida en desarrollo no es la solución a los problemas”. En contrapartida, la santafesina Alejandra Obeid (Frente de Todos), católica, reveló que le costó mucho tomar la decisión a favor y agradeció a su bloque y a sus amigas por ayudarla: “Pude entender que lo que pensamos sobre estas leyes no pueden nublar nuestro compromiso de legislar en la ampliación de derechos”.

Otros que terminaron con la incertidumbre durante los discursos fueron el sanjuanino Francisco Guevara, que un día antes visitó a la dirigente de La Cámpora Mayra Mendoza. Guevara es el único diputado “verde” de su provincia. También la ex gobernadora de Catamarca Lucía Corpacci reveló su postura al aparecer en el recinto con un pañuelo de la Campaña por el Aborto. A las 2.39, más de 12 horas después de iniciada la sesión, el jujeño Jorge Rizzotti, de la UCR, develó la incógnita: “Voto a favor”.

El único sanjuanino a favor del aborto, Francisco Guevara, visitó a la intendenta Mayra Mendoza

La diputada santafesina Vanesa Massetani, del Frente de Todos, advirtió en pleno debate: “Ningún funcionario va a decirme lo que tengo que hacer hoy aquí en esta banca. Fueron elegidos a dedo. A mí me eligió el pueblo”. En los palcos había funcionarios nacionales y ella, aunque no lo mencionó por su nombre, hizo referencia al ministro de Salud, Ginés González García, por llamar “fenómeno” al embrión: “Resulta por demás revelador lo que puede realizar un ‘fenómeno’: se mueve, da patadas, agita los brazos, la cabeza, se chupa el dedo, la mano, hace gestos con su caca, bebe líquido amniótico y hace pis”. Como ella, varios “celestes” fundamentaron su voto en contra al considerar como el inicio de la vida al momento de la concepción y en la saturación que implicaría para el sistema sanitario, a pesar que del otro lado insistían en que en la actualidad los embarazos se pueden interrumpir de manera ambulatoria con la ingesta de pastillas. También en el PJ, a pesar del involucramiento del Presidente y su gabinete, hubo opositores a la ley, como la mayoría de los sanjuaninos, entre los que estuvo José Luis Gioja, presidente del Consejo Nacional del partido.

“Algunos han dicho que no es el momento Si algo sabemos las mujeres argentinas es que siempre hay una excusa cuando queremos ampliar derechos, nunca es el mes apropiado, nunca es el día apropiado”, respondió a muchos diputados Cristina Alvarez Rodríguez, sobrina nieta de Evita e integrante de la mesa partidaria. Enumeró derechos otorgados por ley como el voto femenino o los más recientes como el matrimonio igualitario y la identidad de género. La diputada, muy cercana a la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, contó que el jefe del bloque, Máximo Kirchner, cedió su tiempo para que se expresaran las diputadas del Frente de Todos “porque cree que las mujeres tenemos que seguir alzando la voz y dando la pelea juntas”.

Carmen Polledo, vicepresidenta de la comisión de Salud, presentó un dictamen de rechazo a la IVE (Prensa Diputados)

Kirchner no estuvo en el recinto: sigue aislado después de haber compartido un acto y un traslado en auto con el gobernador Axel Kicillof y un colaborador bonaerense que fue diagnosticado COVID-19 positivo. Es más, como él y una cincuentena de diputados, la entrerriana Blanca Osuna (Frente de Todos) participó en forma remota y hasta dio un discurso desde un sanatorio, internada con coronavirus. Hubo aplausos para ella.

En las bancadas mayoritarias hubo voto transversal. “Hoy me tiene sin cuidado si alguien lo hizo con criterio oportunista”, desestimó Albor Cantard de la UCR de Santa Fe, que reivindicó a su partido como una fuerza laica y justificó su apoyo. En cambio, el también radical Hernán Berisso, matancero, pidió más prevención y trató de explicar que “no estar a favor del aborto legal no significa que estoy a favor del aborto clandestino”. Jorge Lacoste, de la UCR de Entre Ríos, explicó que está en contra del aborto aunque votaría a favor porque la ley establece un derecho pero no una obligación, ya que quien no lo desee no interrumpirá su embarazo.

El debutante Omar de Marchi, flamante vicepresidente primero, varias veces pidió acotar los discursos. Diez minutos antes de las 2, avisó que la suma de cada minuto extra que estaban utilizando los diputados pasaría la votación para las 7. Massa ya había pedido colaboración con la amenaza de cortar algún micrófono, lo que nunca hizo.

En la primera sesión presencial se tomaron medidas de prevención (Prensa Diputados)

Pasadas las cinco de la mañana, el diputado Daniel Ferreyra anunció que se iba a abstener de votar tras denunciar que su hija recibió amenazas: “Una periodista dijo que vendí mi voto. Por esa razón no estoy actuando libremente y a la hora de votar me voy a abstener”.

Fuente: INFOBAE

DIPUTADOS DEFINE LEY DE ABORTO

10/DIC/2020

En una sesión maratónica y con movilizaciones a favor y en contra, Diputados debatirá hoy la legalización del aborto

El debate está convocado para las 11 de la mañana y se prevé que dure más de 20 horas. Además, se tratará el “Plan de los 1.000 Días”

Con modificaciones introducidas en la última jornada, la Cámara de Diputados debatirá hoy el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). En una jornada que estará marcada por movilizaciones y altas temperaturas, el oficialismo buscará la media sanción de la iniciativa en una sesión maratónica, cuya votación se definirá en las primeras horas de este viernes.

El texto original enviado por Alberto Fernández el pasado 17 de noviembre sufrió algunos cambios. Ayer por la tarde, el plenario de comisiones de Legislación General, Legislación Penal, Salud Pública y Acción Social, Mujeres y Diversidad, Legislación Penal, aprobó el dictamen mayoritario impulsado por la legisladora del Frente de Todos Cecilia Moreau, con el apoyo de 77 diputados. El dictamen en minoría de quienes se oponen a este proyecto obtuvo el respaldo de otros 30 legisladores y además se registraron 4 abstenciones.

En efecto, se incorporó la objeción de conciencia institucional mediante la cual los sanatorios privados que no quieran realizar abortos podrán negarse y no recibirán ninguna sanción. Esta inclusión de la objeción de conciencia institucional, que apunta a conseguir adhesiones entre los diputados indecisos y garantizar mayor apoyo en el Senado, servirá para que no haya conflictos con clínicas muy identificadas con los diferentes credos.

Otro de los retoques estableció la presencia de un adulto mayor en el caso de adolescentes menores de 14 años que pretendan interrumpir su embarazo. En el caso de jóvenes de entre 14 y 16 años,dependerá de la evaluación del equipo de salud que atienda a la paciente. Sobre el plazo para realizar el aborto había disidencias, pero se confirmó que será de 10 días luego de su solicitud. Por otra parte, además del proyecto de IVE, se debatirá el “Plan de los 1.000 días” una iniciativa complementaria del Poder Ejecutivo que apunta a proteger a las mujeres durante el embarazo y los primeros días de la infancia.

El proyecto de ley que ayer se acordó tratar sobre tablas en la Cámara Baja se llama en realidad “Ley Nacional de Atención y Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia”. En palabras del presidente Alberto Fernández, busca “bajar la mortalidad, malnutrición y desnutrición, además de prevenir la violencia, protegiendo los vínculos tempranos, el desarrollo emocional y físico y la salud de manera integral de las personas gestantes y de sus hijos e hijas hasta los 3 años de vida”.

El llamado a sesionar está previsto para este jueves a las 11 de la mañana. Se tratarán los temas por separado: primero el proyecto del aborto legal y luego el de los Mil Días. En este último también hay parlamentarios que quieren dar el debate. Fuentes legislativas precisaron que en ambos casos habrá miembros informantes y luego se pasará directamente a oradores individuales que contarán con cinco minutos de exposición cada uno.

No habrá discursos de cierres de los jefes de bloques, ya que al no haber posición única en cada bancada, los diputados se expresarán de forma individual. En este contexto se prevé una sesión de más de 20 horas, que estará marcada no solo por las altas temperaturas sino también por el calor popular de las movilizaciones a favor y en contra que coparán la Plaza del Congreso. Desde anoche comenzaron a llegar los primeros manifestantes para ser parte de la vigilia.

La sesión de esta jornada tendrá otra particularidad. Será la primera en medio de la pandemia de coronavirus que contará con la presencia física de un gran número de diputados en el recinto. En las últimas sesiones estuvieron presentes unos 70 legisladores. Luego de las reuniones de comisiones que se llevaron a cabo de manera presencial, este jueves la mayoría de los diputados estarán en el Congreso. Solo estarán exceptuados aquellos legisladores que cursen un embarazo o tengan edad o enfermedades preexistentes que los pongan en riesgo y justifiquen la conexión virtual.

Cada legislador contará con cinco minutos para exponer su postura

En el recinto habrá unos 194 diputados y diputadas, mientras que el resto se sumará de manera remota. Para mantener la distancia y prevenir contagios por COVID-19, habráun sistema de rotación entre las bancas y los despachos, además del test de PCR para todos los presentes. No podrá ingresar al recinto ninguna persona que no haya sido testeada.

El proyecto de ley deberá conseguir 129 votos de los 257 habilitados para obtener la media sanción. Desde el oficialismo confían en superar ese número con mayor amplitud de la que obtuvieron hace dos años y medio en el mismo recinto. Aquella vez el conteo terminó 129 a 125 a favor, con una abstención. Antes de fin de año esperan que la IVE se discuta en el Senado, donde la pelea para su aprobación se prevé que sea voto a voto.

Este miércoles, el presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, pidió que durante el debate “el respeto sea la regla” y no haya descalificaciones personales. Luego del dictamen de comisión, habló en conferencia de prensa en la que manifestó que quiere “que no haya diputados calificados de asesinos ni de antiderechos”. “No es una guerra y no hay que plantearlo como un enfrentamiento de unos contra otros”, agregó Massa.

Fuente: INFOBAE

NOTAS RELACIONADAS:

EN LAS MANOS DE CFK 03/DIC/2020

ABORTO LEGAL / DIPUTADOS 01/DIC/2020

LEY DE ABORTO 09/DIC/2020

LEY DE ABORTO

09/DIC/2020

El Congreso se prepara para otra sesión histórica: vallas, vigilia y testeos de COVID-19 para los diputados

El Gobierno busca darle media sanción a la ley de interrupción del embarazo en un marco en donde aún persisten las restricciones por la pandemia. La seguridad fuera del recinto estará a cargo de la Ciudad de Buenos Aires

Este miércoles, habrá dictamen del plenario en comisiones en Diputados después de que los legisladores hayan escuchado a una treintena de expositores con argumentos a favor y en contra de la legalización del aborto.

El jueves comenzará en Diputados el debate por la ley del aborto legal, un proyecto que divide las aguas entre “verdes” y “celestes” y una fuerte apuesta del Gobierno: lograr que se apruebe. Fue una de las promesas que hizo Alberto Fernández al asumir la presidencia, hace casi exactamente un año.

El panorama en el recinto resultaría favorable para las intenciones del Gobierno. Los legisladores a favor del proyecto serían 124, a tan solo cinco de los 129 que se necesitan para superar la mayoría absoluta y así aprobar la iniciativa en la Cámara baja. Confían sumar algunos “indecisos” en las últimas horas.

La sesión histórica, que tratará los proyectos de Interrupción Voluntaria del Embarazo y el Plan de los 1000 días, tendrá un condimento extra: será la primera sesión presencial desde que el jefe de Estado dispuso, en marzo, las restricciones por la emergencia sanitaria dictada para achatar la curva de contagios de coronavirus.

Los diputados que participen de las sesiones deberán presentar un test PCR que se hayan realizado en las últimas 72 horas o realizarlo en la sede parlamentaria.

Los miembros del cuerpo que forman parte de los grupos de riesgo o tienen alguna enfermedad por la cual no puedan concurrir a la sesión en forma presencial deben enviar un certificado médico y se les permitirá participar en forma remota, ya que de todas maneras el quorum y la votación se hará por el sistema VPN.

La seguridad fuera del Congreso

“Verdes” y “celestes” se concentrarán en los alrededores del recinto, por esa razón, habrá un vallado que dividirá la Plaza Congreso a la mitad hasta Paraná, quedando del lado de la avenida Callao hasta Corrientes el espacio para quiénes estén a favor del proyecto, mientras que del lado de la avenida Entre Ríos hasta Belgrano estarán aquellos que estén en contra de la iniciativa.

Según se informó, habrá tarimas con pantallas y sonido en los dos extremos del Congreso, con un sector de cada lado de la plaza, y también pantallas de ambos lados del vallado y cada dos cuadras: en Entre Ríos y Moreno y en Callao y Presidente Perón.

La Policía Federal estará a cargo del control del Congreso y de los vallados en los accesos principales en las esquinas de Callao y Rivadavia; de Entre Ríos e Hipólito Yrigoyen; Ayacucho en los cruces con Rivadavia e Yrigoyen; y también en Combate de los Pozos y Mitre y Alsina.

Cuando aún no se apaga la polémica entre Nación y Ciudad por la seguridad durante el velatorio de Diego Maradona en Casa Rosada, el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño ya confirmó que vigilará la situación fuera del Congreso.

En las últimas horas, ambos sectores convocaron a manifestarse para seguir la jornada del jueves y el viernes en Diputados, con vigilias a la espera del resultado de la votación.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito convocó a partir de las 10 del jueves “a una vigilia en inmediaciones del Congreso de la Nación y en distintas ciudades del país rumbo a una conquista histórica”.

“Se espera una jornada extensa, ya que serán aproximadamente 30 horas de debate que acompañaremos con actividades y talleres. Habrá un escenario central y pantallas sobre las calles Rivadavia y Callao para que, quienes se acerquen, puedan seguir las intervenciones de las y los diputados”, afirmaron a través de un comunicado de prensa.

Por último, invitaron a “llevar reposeras”, y anunciaron que “habrá puestos de hidratación, reparto de tapabocas y alcohol” y presencia de voluntarios “de Cruz Roja y rescatistas populares”.

En tanto, desde la Unidad Provida -que nuclea a unas 150 organizaciones de la sociedad civil que están en contra de la iniciativa- llamaron a congregarse a partir de las 18 del jueves en la esquina de Hipólito Yrigoyen y avenida Entre Ríos.

“Volvamos a hacer historia. Porque creemos que hay soluciones más humanas. Porque no queremos una ley que descarte personas. Porque queremos que se protejan todas las vidas. Este 10 de diciembre vamos todos al Congreso de la Nación”, publicaron en sus redes sociales con las etiquetas #Salvemoslas2Vidas #LaMayoriaCeleste.

Fuente: TN

NOTAS RELACIONADAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

ABORTO LEGAL / DIPUTADOS 01/DIC/2020

EN LAS MANOS DE CFK 03/DIC/2020

EN LAS MANOS DE CFK

03/DIC/2020

Aborto: los tiempos que marque Cristina Kirchner pueden destruir la frágil mayoría que el proyecto tiene en el Senado

El anuncio de que la Cámara de Diputados podría estar aprobando en apenas dos semanas la legalización del aborto pone a Cristina Kirchner en la encrucijada de tener que acelerar una serie de decisiones que podrían ser determinantes para la suerte de la iniciativa enviada al Congreso por el Gobierno de Alberto Fernández.

La primera, y tal vez la más importante, ya que podría definir la suerte del proyecto, es la fecha en la que la iniciativa llegará al recinto de la Cámara alta. Una posibilidad es que sea al filo del fin del año, el 30 de diciembre.

Pero también tendrá que decidir otras cuestiones que, aunque menores, podrían tener incidencia en el destino del debate, como las comisiones a las que será girada la iniciativa y cuál de ellas será cabecera de la discusión.

Si, como prometen en la Cámara baja, la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) resulta aprobada a mediados de diciembre, al Senado le quedarán dos semanas y media para sancionarla antes de fin de año, como pretende el Poder Ejecutivo.

Sin embargo, el calendario que le quedaría disponible a la vicepresidenta es muy apretado si se toma en cuenta que en esas semanas están los días no laborables por las fiestas de fin de año. Entre ellas la Navidad, celebración esta última muy cara a los cristianos, que en su mayoría rechazan de manera muy fuerte el aborto. Para la Iglesia Católica y el papa Francisco sería una provocación la sanción del aborto en la proximidad de esa festividad, dijo un senador “celeste”.

Cristina Kirchner y María de los Ángeles Sacnun, presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado
Cristina Kirchner y María de los Ángeles Sacnun, presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado

Por otro lado, postergar el debate para el año próximo podría significar un costo político importante para Cristina Kirchner, que debería dar explicaciones a sus votantes y al colectivo de organizaciones y militantes que vienen bregando por la legalización del aborto de las causas de una eventual demora.

La postergación, además, podría impactar en la suerte del proyecto de manera definitiva. A esta altura del año, como no había ocurrido durante el debate de 2018, la legalización del aborto es mayoría en el Senado.

Si bien los números oficiales aún no lo registran, fuentes periodísticas están en condiciones de afirmar que el apoyo al proyecto cuenta con 36 votos mientras que el rechazo suma 35, restando un solo legislador por definir su postura. Esa mayoría es un poco más holgada, ya que uno de los senadores “celestes” es el tucumano José Alperovich, en uso de licencia hasta fin de año por las acusaciones de violación que pesan en su contra.

En este escenario, cualquier postergación, sobre todo cuando el año próximo será electoral, podría diluir la ligera ventaja que hoy tiene el proyecto del Poder Ejecutivo en una cámara históricamente conservadora.

Comisiones

Otro tema al que deberá atender Cristina Kirchner es la selección de las comisiones que tratarán el tema y cuál de ellas conducirá el debate. Cuantas menos sean, más corto será el tiempo de debate y más fácil alcanzar el dictamen para llevar el proyecto al recinto.

El antecedente de 2018 muestra a Gabriela Michetti girando el proyecto a cuatro comisiones. Presionada por el entonces jefe de la bancada peronista y uno de los baluartes a favor del aborto en el Senado en ese momento, Miguel Ángel Pichetto, la vicepresidenta de Mauricio Macri accedió a que el proyecto sea debatido por las comisiones de Salud, de Justicia y Asuntos Penales y de Asuntos Constitucionales, quitando de la discusión a la de Presupuesto y Hacienda.

Si Cristina Kirchner apura el trámite para que el aborto se trate este año en el Senado, la aprobación podría ser cerca de la Navidad, algo que entre los "celestes" consideran una provocación
Si Cristina Kirchner apura el trámite para que el aborto se trate este año en el Senado, la aprobación podría ser cerca de la Navidad, algo que entre los “celestes” consideran una provocación Crédito: Prensa Senado

La condición de cabecera recayó hace dos años en la de Salud, presidida por el “celeste” Mario Fiad (UCR-Jujuy). Si se tiene en cuenta que el jujeño sigue al frente de la comisión, parece difícil que Cristina Kirchner repita el mismo giro de 2018.

En este escenario, entran a sonar los nombres de acólitos de la vicepresidenta que apoyan la legalización del aborto y que podrían conducir el debate. En esa lista se anotan María de los Angeles Sacnun (Santa Fe), que preside Asuntos Constitucionales; y Oscar Parrilli (Neuquén), a cargo de Justicia y Asuntos Penales.

Tampoco se descarta que Cristina Kirchner abra el juego a la comisión de Legislación General, caso en el cual intervendría la militante de La Cámpora Ana Almirón (Corrientes). Sin embargo, esto implicaría sumar una comisión más al debate.

Cualquiera sea el diseño, en todas las comisiones mencionadas el apoyo al aborto tiene asegurada la mayoría para emitir dictamen, por lo que ese tema no sería un obstáculo, como sí lo fue en 2018.

Fuente: LA NACION

ABORTO LEGAL / DIPUTADOS

01/DIC/2020

Comienza el debate en Diputados

El plenario de comisiones trata el proyecto enviado al Congreso por Alberto Fernández. Buscan llevar la iniciativa a sesión el 10 de diciembre

La Cámara de Diputados inició este martes el debate en plenario de comisiones del proyecto de Ley deRegulación del Acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y la atención postaborto, enviado en noviembre al Congreso nacional por el presidente Alberto Fernández.

A las 13.30, comenzaron las exposiciones de los ministros de Salud Ginés González García, y de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, y la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra.

Vilma Ibarra fue la primera funcionaria del Gobierno en hablar. La secretaria Legal y Técnica de Alberto Fernández recordó que el Presidente presentó este proyecto ley “en cumplimiento de un compromiso de campaña”.

A su vez, indicó que la penalización del aborto “generó un mundo clandestino de miles y miles de abortos que se suceden invisibilizados”, que solo “puede ser seguro si uno tiene forma de costearlo”.

“Hay mujeres para las cuales una maternidad forzada no es una opción y allí se dan en condiciones muy fuertes estos abortos clandestinos”, señaló Ibarra. Y mencionó a los países que han bajado notablemente la mortalidad de las gestantes mediante la legalización del aborto, como España, Alemania, Países Bajos, México, entre otros. “Nadie quiere promover el aborto, queremos disminuir las muertes”, subrayó Ibarra.

La secretaria Legal y Técnica remarcó que con este proyecto buscan “atender y cuidar a la mujer”, para que sienta que “tiene el derecho de ser atendida”, así como brindarle información sobre métodos anticonceptivos para evitar el círculo de volver a embarazarse.

En relación a la propuesta presentada, que estipula un límite de tiempo para poder ejecutar la intervención, Ibarra explicó que “hasta la semana 14 sabemos que se trata de una interrupción del embarazo segura, realizada a través de dos métodos seguros, ambulatorios y no quirúrgicos, avalados por la Organización Mundial de la Salud”.

Finalmente, la funcionaria le pidió a los profesionales que, ante la objeción de conciencia, deriven a las pacientes y no la pongan en riesgo su salud o eviten que siga adelante con su decisión. “Queremos terminar con el enorme negocio del aborto clandestino”, resaltó. Y cerró: “Queremos que haya menos embarazos no intencionales, menos abortos y menos muertes. Y más embarazos deseados, más salud y más vida”.

El segundo en hablar fue el ministro de Salud de la Nación Ginés González García quien presentó datos estadísticos sobre abortos clandestinos en el país. “Hubo 1100 abortos en el día de hoy y unas 100 internaciones”, señaló en relación al promedio de procedimientos ilegales que se realizan a diario.

En este sentido, subrayó que los abortos clandestinos tienen como consecuencia la muerte de la gestante, así como “enfermedades, internaciones y gastos”. “Esto tiene solución, una solución técnica que se aplica en todo el Primer Mundo. Sobran evidencias de que esto tiene solución”, remarcó.

Allí, puso como ejemplo los resultados que la despenalización del aborto dio en los países que la aprobaron -haciendo una mención especial de Uruguay- y advirtió: “Si lo resolvemos de manera científica y técnica eliminamos una causa de muerte”.

También expuso que el 80% de los abortos que se producen son por embarazos no intencionales. Al respecto, señaló que “los egresos hospitalarios por abortos solo en el sector público de los que hay registro” hasta 2017 están en el orden de los 44.000. Y mostró que están disminuyendo las internaciones por esta causa, pero que es producto de “la innovación”, vinculada al acceso de las gestantes a fármacos efectivos y seguros, como el “misoprostol”. Sin embargo, destacó que existe un problema: tienen un alto costo al cual muchas mujeres no pueden acceder.

Con estos datos, González García puso sobre la mesa la diferencia en el acceso al aborto clandestino entre las personas con más recursos y aquellas mujeres en situaciones de vulnerabilidad. En relación a esto aseguró que “la injusticia se ve claramente”. Por eso, resaltó: “Este es un proyecto que genera Justicia Social”.

Consultado por estadísticas en relación al protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en las provincias, el ministro no pudo dar cifras pero explicó: “Tenemos nueve provincias adheridas, algunas que no adhirieron Corrientes, Formosa, San Juan, Santiago del Estero y Tucumán-, y otras que no han hecho la actualización a este último”.

Frente a otra pregunta, relacionada al momento de la gestación en el cual se considera que comienza la vida, Ginés González García advirtió: “Acá no hay dos vidas como dicen algunos, acá claramente es una sola vida, una sola persona y lo otro es un fenómeno”.

La tercera funcionaria en hablar fue la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad Elizabeth Gómez Alcorta. Al comienzo de su exposición, detalló algunas de las sanciones que se incorporan al Código Penal.

En este sentido, destacó que “se incorpora un nuevo tipo penal que establece tres conductas distintas”, referidas a la dilación, obstaculización o negación de la práctica de forma injustificada, la cual tendrá pena de tres meses a un año para funcionarios o autoridades del establecimiento de salud.

Luego, puso el ejemplo de países que han despenalizado el aborto, y señaló: “La legalización salva vidas de mujeres todos los días, protege la salud, disminuye los abortos, desestresa el sistema de salud e implica un ahorro para el Estado”.

Antes de cerrar, pidió que en las calles “el debate sea respetuoso”. Y concluyó: “Si se sanciona este proyecto de ley, queremos que nunca más muera una mujer en nuestro país a causa de un aborto clandestino”.

Consultada en relación a por qué se mantuvo la penalización de la persona gestante después de la semana 14, Gómez Alcorta respondió detallando que en todo el mundo en los países que está legalizada la práctica -salvo casos excepcionales- se pone como límite “entre la semana 12 a la 14″. En este sentido, sostuvo que establecer “una penalidad mínima” -que va de tres meses a un año- “resulta acorde al estado normativo a nivel mundial y a los reconocimientos que hay en el sistema Interamericano”.

El plenario de reunión informativa está a cargo de las comisiones de Legislación General, a cargo de Cecilia Moreau; de Mujeres y Diversidad, que preside Mónica Macha; de Legislación Penal, conducida por Carolina Gaillard, y de Salud, presidida por Pablo Yedlin, todos diputados oficialistas que se han expresado a favor del proyecto.

Al inicio de la jornada, Galliard describió este como “un día histórico”. Y advirtió que “por estar penalizados (los abortos) arrojan a cientos de mujeres a la clandestinidad y eso provoca riesgo de muerte o problemas para la salud”. Sobre lo que, consideró: “Lo que no puede hacer el Estado es mirar para otro lado”.

Por su parte, tanto Yeldin como Macha llamaron a llevar el debate de modo democrático y con respeto. El presidente de la Comisión Social de Salud Pública pidió “no caer en chicanas, para que cada uno pueda expresar claramente su idea y que sea un debate equilibrado para ambas partes”. “Todos tienen parte de una verdad que nunca es absoluta”, señaló.

Tras un cuarto intermedio, a las 15.52 se dio por iniciada la segunda parte en la cual expondrán en forma alternada 20 invitados a favor y en contra de la legalización del aborto. Todos ellos tendrán siete minutos para expresar su postura sobre el proyecto enviado por Fernández, el pasado 17 de noviembre, a la Cámara baja. Cada cuatro oradores, se dará un espacio para que los presentes pueda realizar consultas.

En total los expositores serán 50, mitad a favor y mitad en contra, -con la posibilidad de que se sumen 10 más- que se repartirán entre martes y miércoles.

Los primeros oradores -a favor de la IVE- serán el exministro de Justicia Ricardo Gil Lavedra, los ministros bonaerenses de Salud, Daniel Gollán, y de la Mujer, Estela Díaz; la médica sanitarista Mabel Bianco, el extitular de Salud Adolfo Rubinstein y la exlegisladora Maria Storani.

Acompañando esta postura, también expondrán la exintendenta de Rosario Mónica Fein, la militante feminista y miembro de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito Nelly Minyersky; la médica Silvia Oizerovich y el doctor Mario Sebastiani.

Mientras que disertarán en contra del proyecto el exministro de la Corte Suprema Rodolfo Barra, el cura villero “Pepe” Di Paola, la abogada especializada en familia Úrsula Basset, el medico obstetra Ernesto Berutti y el pastor evangelista Osvaldo Carnival.

En sintonía con la postura de este último grupo, harán su ponencia la socióloga María Elena Critto, el abogado penalista Hernán Munilla Lacasa, el médico Miguel Schiavone, el rabino Zalajen Fshel, y Martín Olivera.

La de este martes será la primera de dos audiencias que contarán con invitados que expondrán en el plenario de las comisiones sobre el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, ya que el jueves la reunión estará reservada a la discusión entre los legisladores. En tanto, el viernes, se buscarán firmar los despachos.

El objetivo es llevar la iniciativa a sesión el próximo 10 jueves de diciembre. Desde la Comisión de Mujeres y Diversidad adelantaron que buscan que el debate en el recinto tenga lugar antes del 20.

Para evitar agresiones a legisladores en el marco del debate, como ya sucedió mediante escraches a la salida del Congreso, el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa resolvió constituir un equipo de abogados para analizar conductas de tipo penal y garantizar la defensa de la intimidad y la libertad de cada legislador, para que pueda expresar su opinión con libertad.

En este sentido, la diputada Mónica Macha, que preside la Comisión de Mujeres y Diversidad explicó en diálogo con DTV que esto facilitará que se puedan denunciar los escraches “para que no queden impunes”. ”Sancionar lo hecho y prevenir aprietes”, resaltó la legisladora.

Noticia en desarrollo que está siendo actualizada.-