LA CAMPORA

LA CAMPORA MANEJABA LAS VACUNAS VIP EN SAN NICOLAS

25/FEB/2021

El vacunatorio vip de San Nicolás lo controlaba La Cámpora, pero el sobrino de Ginés también daba órdenes: concejales, periodistas y familiares

Lisandro Bonelli es oriundo de esa ciudad y era el jefe de Gabinete del ex ministro de Salud. La Justicia allanó el hospital local y secuestró los registros de vacunación. El ahijado de Ginés reconoció hoy que se vacunó en ese lugar junto a su esposa

El vacunatorio “vip” que funcionó el 18 de febrero a metros del despacho de Ginés González García fue apenas el comienzo. También hubo desmanejos en el Hospital Posadas y hasta un “delivery” de vacunas a domicilio, como en el caso de la familia Duhalde. Pero el escándalo ya se desparrama por varias provincias y especialmente en territorio bonaerense. San Nicolás, al norte de la provincia de Buenos Aires, es uno de esos lugares. De esa ciudad son oriundos el ex ministro de Salud y su sobrino, Lisandro Bonelli. Nada es casualidad.

En el Hospital San Felipe de San Nicolás funcionó un vacunatorio paralelo bajo el mando de La Cámpora, aunque la ciudad es gobernada por un intendente de Juntos por el Cambio, Manuel Passaglia. No es una novedad. Los jefes comunales de la oposición vienen cuestionando hace tiempo que el plan de vacunación fue monopolizado por el gobierno de Axel Kicillof.

En San Nicolás, La Cámpora tuvo absoluta injerencia en la elección delas autoridades del hospital que ingresaron a comienzos de 2020: Pablo Gavazza, el director médico; Mauricio Campanella, subdirector; y Brenda Nusiari, una representante directa de la agrupación K. En todo ese proceso, hay una figura clave: Cecilia Comerio (38), ex senadora provincial en representación de la segunda sección electoral y actual administradora del puerto de San Nicolás.

Otro referente de la política local es Lisandro Bonelli, el ex jefe de gabinete de Ginés González García que tuvo que renunciar por el escándalo. Infobae reveló el lunes que varios de sus amigos de San Nicolás, que terminaron trabajando en el Ministerio de Salud, se habían vacunado. Se trata de Martín Sabignoso, que estaba a cargo de la Secretaría de Equidad del Ministerio; Facundo Dinoto y Marcelo Guille, una suerte de secretario privado todoterreno del ex ministro. En San Nicolás se los conoce como el “Grupo Regatas” porque frecuentaban el club que lleva ese nombre.

Horas después, sus nombres aparecieron en el listado de 70 vacunados en el hospital Posadas que filtró el Gobierno de manera quirúrgica.

Bonelli mantiene un enfrentamiento con La Cámpora, y no tiene una buena relación con Comerio, aunque eso no le impedía tener injerencia en el manejo interno del hospital y con las vacunas. De hecho, por su rol en el Ministerio de Salud aportaba insumos y gestionaba otros requerimientos. Pese a la tensión permanente, Bonelli era un aliado político a La Cámpora: sus concejales, que ingresaron en la lista del Frente Renovador, votaron en muchas ocasiones junto a la agrupación K.

Desde que estalló el escándalo, en San Nicolás circula una lista de personas vacunadas al margen de los criterios sanitarios. Figuran periodistas locales, sindicalistas y hasta consejales. En ese contexto salió a hablar el periodista Pablo Humberto González, ahijado de Ginés González García, quien confirmó que había recibido la Sputnik V junto a su esposa, Miriam Achaval. Y hasta se dio el lujo de justificarlo: “Estuve a punto de morirme de Covid-19, la pasé muy mal. Me anoté en el registro de 9 de enero, como todo el mundo, no falseé nada, no me puse como grupo de riesgo, tampoco soy (Carlos) Zannini que se puso como personal de salud”, dijo esta mañana en declaraciones a A24.

Pablo Humberto González, ahijado de Ginés, y su mujer
Pablo Humberto González, ahijado de Ginés, y su mujer

En realidad González (57 años) ya lo había contado en su programa de radio City, pero ante la magnitud del escándalo tuvo que volver a hablar. “El tiene contacto con los directivos del hospital y con Cecilia Comerio. Puede haber conseguido la vacuna más allá de ser sobrino de Ginés”, explicó una fuente local.

Uno de los concejales que responde a Bonelli, Luciano Pastocchi, es otro de los apuntados, aunque en las últimas hizo circular una desmentida.

Pastocchi es amigo personal de Bonelli y estuvo a punto de emigrar al Ministerio de Salud. Finalmente se quedó en el Concejo Deliberante y fue el nexo ante cada ayuda que llegaba al hospital en plena pandemia.

El escándalo ya está en manos de la Justicia. La fiscal provincial Verónica Marcantonio decidió actuar de oficio a partir de publicaciones en los medios y el martes allanó el hospital con personal de la PFA. En ese procedimiento, incautaron registros en papel vinculados a la campaña de inmunización, pen drives, y varias tarjetas con códigos QR.

infobae-image

¿Por qué no intervino la justicia federal de San Nicolás? “Hablamos con la fiscalía federal porque entendíamos que puede llegar a ser un delito federal pero ellos dijeron que no iban a intervenir porque no había nada hasta el momento, por eso iniciamos de oficio la investigación”, dijo Marcantonio al canal “Somos San Nicolás”. En esa misma entrevista, la fiscal sostuvo que ya se habrían detectado varios casos irregulares.

A partir de ese momento, dentro del hospital comenzó una caza de brujas que tiene repercusiones en toda la ciudad. El ahijado de Ginés no fue el único familiar del ex ministro que tuvo que salir a dar explicaciones. La madre de Lisandro Bonelli y hermana del ex-ministro, Sara Marta Gonzalez García, tuvo que salir a desmentir que se haya vacunado. “Tanto mi ex marido, Eduardo Bonelli, de 75 años, como yo, de 70 años, ambos pacientes de riesgo, aún no hemos recibido la vacuna contra el Covid-19”, publicó en su cuenta de Facebook.

Consultado sobre el escándalo en San Nicolás, el gobernador Axel Kicillof dijo este mediodía que la Provincia “está investigando”, pero advirtió que no se puede controlar a cada una de las personas que se vacunan: “Si la gente miente al completar la declaración jurada, no podemos controlar a cada uno”.

Fuente: INFOBAE

CRISTINA, LA CAMPORA & YPF

05/FEB/2021

La furia de Cristina Kirchner con La Cámpora en la cúpula de YPF: “Fuego amigo”

La Vicepresidenta habla de “falta de profesionalismo” en la negociación por el canje de deuda de la petrolera estatal.

Nuevamente la vicepresidenta Cristina Kirchner está molesta con integrantes del Gobierno. Esta vez, sus críticas están dirigidas hacia la cúpula de YPF, a los que señala por la falta de acuerdo en el canje de deuda de la petrolera estatal.

La Vicepresidenta habla de “falta de profesionalismo” del directorio, que en buena parte está conformado por hombres de La Cámpora, la organización política que dirige su hijo, Máximo Kirchner.

El plazo de adhesión a la oferta decanje de deuda de YPF vence este viernes para inversores extranjeros y la petrolera con mayoría accionaria estatal negocia contrarreloj para alcanzar la mayor aceptación posible. Pidió a los inversores que se sumen a la operación de intercambio y destacó el apoyo de un grupo de bonistas a la segunda enmienda que presentó.

En medio de este intento por lograr un acuerdo a contrareloj, Cristina Kirchner no ocultó su malestar con la forma en la que se llevaron adelante las conversaciones con los acreedores, que el 2 de febrero volvieron a rechazar la última oferta del Gobierno.

En este escenario, con el respaldo del grupo SteerCo Bondholder Group, que dice contar con un 25% de los bonos de la petrolera y el rechazo del Grupo Ad Hoc, consorcio tenedor de otro 25% de títulos, YPF necesita convencer a los que aún no se definieron. El titular de la compañía, Guillermo Nielsen, espera cerrar con éxito el acuerdo para dejar su cargo y asumir como embajador argentino en Arabia Saudita, uno de los mayores productores de petróleo del mundo.

Los duros cuestionamientos internos de Cristina Kirchner generaron un terremoto en el Gobierno. Incluso la Vicepresidenta apunta a Sergio Chodos, delegado argentino ante el Fondo Monetario Internacional (FMI). Se trata del funcionario que elaboró la estrategia financiera en YPF para intentar llegar a un acuerdo con los bonistas.

La falta de acuerdo también genera ruido en el mundo financiero, sector en el que ya circulan rumores de una supuesta intención de YPF de no hacer frente a sus obligaciones financieras, lo que a su vez trae complicaciones en el acuerdo con el FMI.

El Directorio de YPF había advertido que la mejora propuesta el pasado lunes era su “último esfuerzo” para intentar convencer a los acreedores. Se trata de una operación de canje para intercambiar siete series de obligaciones negociables de YPF -con vencimiento en 2021, 2024, 2025, 2027, 2029 y 2047, que entre todas, suman unos US$6200 millones en circulación- por tres series de US$500 millones cada una, con vencimientos en 2026, 2029 y 2033.

//APELAN LAS JUBILACIONES DE CFK

La propuesta incluye un pago en efectivo de 1.000 millones de dólares, en lugar de los 283 millones de dólares iniciales, un aumento en el interés de los bonos de 8,5% a 9% y el abandono a la propuesta inicial de dejar dos años sin pago de intereses.

La oferta de canje voluntario, que no contempla quitas de capital ni intereses, apunta a oxigenar la caja de la petrolera (y las reservas del Banco Central) en los próximos tres años, a fin de focalizar esos recursos en un incremento en la producción de petróleo y gas, principalmente en Vaca Muerta. Se estima que si el canje es exitoso, podrá invertir US$1000 millones anuales más este año y el próximo.

Este viernes es el “día D” de la petrolera. Hasta las 17, hora de Nueva York, los acreedores tienen plazo para aceptar o rechazar la última propuesta. Por eso pidió a los tenedores de bonos elegibles, por una deuda total de US$6.600 millones, que como forma de “preservar el valor de sus inversiones” accedan a la propuesta.

Fuente: TN