Una bombera denunció por abuso sexual y maltrato a dos compañeros del cuartel: la desplazaron «para protegerla»

Una bombera denunció por abuso sexual y maltrato a dos compañeros del cuartel: la desplazaron "para protegerla"


La vida de una bombera voluntaria de Morón, Cinthia Narvaja, con más de 24 años de carrera, se transformó en una pesadilla desde hace poco más de un mes, cuando denunció haber sido víctima de abuso sexual y maltrato laboral en el cuartel central de ese municipio del Oeste del Conurbano bonaerense. Poco después, la separaron de sus funciones.  

Poco importaron los años de experiencia de la mujer y el hecho de que forma parte de una familia de amplia trayectoria en los bomberos, dedicada al servicio público. Más allá de que temporalmente apartaron a los denunciados, también la desplazaron a ella, según le explicaron, para protegerla. 

Ante esta situación, Cinthia decidió hacer público su caso y contó en un programa de la señal Somos de Flow que el abuso lo sufrió el 8 de agosto, cuando en la cocina del cuartel un compañero le mostró su pene. «Sacó su miembro, me dijo cosas feas y me pidió que lo toque», relató.

La mujer dijo que el abuso se dio en el cuartel central de Morón, cuando estaba a solas con el agresor en la cocina..

La víctima contó su reacción luego de lo que hizo el hombre, un bombero ya jubilado que sigue colaborando voluntariamente. «Quedé impactada, salí de ahí y me olvidé de todo. No me preguntes qué hice porque no me acuerdo», explicó en diálogo con el periodista Adrián Noriega. 

Según su relato, no tiene demasiado registro de nada de lo que sucedió en los días siguientes: si comió, si durmió, y qué hizo en esas horas en las que prestó servicio. “Quiero hacer memoria y no me acuerdo”, reveló.

La denunciante con algunos de sus compañeros Voluntarios de Morón.

La denunciante con algunos de sus compañeros Voluntarios de Morón.

Sí tiene presente un segundo hecho, esta vez de maltrato laboral, que fue lo que la impulsó a denunciar ante los responsables del cuartel lo que le estaba pasando.

«La inútil más grande que hay»

Horas después del abuso en la cocina, cuando todavía intentaba salir del este shock, escuchó el comentario que otro bombero le hizo a una compañera suya.  “Ahí viene tu amiga, la inútil más grande que hay en el cuartel y la parásito”. 

Ese mismo día habló con su superior en la dependencia y tuvo una respuesta que la llenó de impotencia: «Hablamos el jueves«, le contestó luego de escuchar lo que tuvo que vivir en el cuartel.

El cuartel central de los Bomberos Voluntarios de Morón.

El cuartel central de los Bomberos Voluntarios de Morón.

Una vez que llegó  a su casa llorando desconsolada, su hijo y su hermano la contuvieron, y allí tomó la decision de acudir a la Comisaría de la Mujer y la Familia de Morón para erradicar la denuncia correspondiente, en un caso por abuso sexual y en el otro, por maltrato laboral.

Luego de la denuncia judicial, los dos agentes ya jubilados del cuerpo fueron suspendidos de sus funciones en base a un protocolo interno de la institución que fija ese procedimiento para estos casos. Y aplicaron la misma medida contra la mujer.

Cinthia percibió que la situación que le tocó vivir no fue tomada con la gravedad que amerita el caso. A punto tal que, elaboró un informe escrito que fue a entregar al cuartel para explicar lo sucedido, y quede asentada la situación. La respuesta que recibió fue que la desplazaban de sus funciones “para protegerla”.

Cinthia Narvaja en una de las autobombas de los bomberos de Morón: tiene 24 años de carrera.

Cinthia Narvaja en una de las autobombas de los bomberos de Morón: tiene 24 años de carrera.

La causa se inició en la Fiscalía N°3 de Morón y en estos momentos está a cargo de la N° 2. a cargo Fernando Capello, que informó que ya «ordenaron medidas de rigor y de urgencia» por la denuncia realizada».

A más de un mes de iniciado el trámite, no se ha adoptado temperamento alguno, y se espera que el caso quede finalmente en manos de la UFI N° 8 a cargo de Adriana Suárez Corripio (las primeras actuaciones de urgencia, «ante la gravedad de la denuncia», corrieron por cuenta de la UFI N°2)

La experimentada bombera sabe que no será fácil encontrar respaldo de la justicia por cómo se dió la situación. “No hay pruebas, no hay cámaras, no hay testigos, no hay nada: es mi palabra contra la de ellos. Pero me sentí violada y nunca nadie se propasó con mi persona de ese modo dentro de la institución. Mi jefe lloró conmigo”, relató.

El posteo de los Bomberos de Morón un 8 de Marzo, en Instagram.

El posteo de los Bomberos de Morón un 8 de Marzo, en Instagram.

“Un viernes me quise tirar abajo del tren, pero cuando vi la rueda vi la cara de mis hijos y de mi nieta, que no me dejaron hacer esa locura por algo que no vale la pena”, se sinceró entre lágrimas ante las cámaras de TV.

“Lo único que quiero es terminar mi carrera, cerrar esta herida y que esto no vuelva a pasar porque es terrible no sentirse cuidada y que nadie me haya llamado”, concluyó.

Ante la consulta de Clarín, desde el cuartel central de Morón aseguraron que por el momento no van hacer comentarios sobre el caso. Afirmaron que esperarán «a conocer el detalle de la denuncia y lo declarado por Cinthia» ante la Justicia. 



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.