una planta de biodiésel paralizó su producción por el aumento de los costos

una planta de biodiésel paralizó su producción por el aumento de los costos

La planta de biodiesel Enresa, ubicada en Catriló, provincia de La Pampa, paralizó su producción por el aumento del precio del aceite de soja (impulsado por el dólar soja), el principal insumo para la elaboración del biocombustible.

El gerente de Energía Renovable SA (Enresa), Tomás Lorda anunció la decisión. «No hemos tenido todavía respuesta y finalmente vamos a parar la planta», afirmó. «Sé que se está trabajando desde el Gobierno nacional, pero todavía no tenemos solución», indicó.

Lorda explicó que la planta estará paralizada «hasta que se solucione el inconveniente», y agregó que «la gran incertidumbre es cuánto tiempo vamos a estar parados».

Aseguró que en el resto de las plantas del país «la situación es similar, algunas ya están paradas desde esta semana y en los próximos días van a parar todas. No hay ninguna planta que pueda operar con estos precios».

Las plantas del país reclaman una readecuación del precio del biodiésel o, en su defecto, que el nacional compense o subsidie el valor del insumo que necesitan.

En agosto, el Estado otorgó un incremento para el biodiésel. Pero la decisión del ministro de Economía, Sergio Massa, de otorgar un «dólar soja» a 200 pesos para los exportadores, provocó que dejaran de comprar el aceite a un dólar de 140 pesos y tengan que pagarlo mucho más caro.

También subió el porcentaje de corte del combustible. La Secretaria de Energía extendió en agosto la vigencia del corte de biodiésel al 12,5%. Había sido implementada hace dos meses para incrementar la oferta de gasoil en el mercado local, cuando estalló el faltante del combustible en medio de la cosecha.

El empresario pampeano explicó cómo funciona el mercado del biodiésel. «El precio del biodiésel es un negocio regulado por el Estado. Así funciona en todo el mundo. Si no, no se produciría biodiésel solo por precio. En la Argentina está regulado y fija el precio el Estado mensualmente», detalló.

«Para septiembre se había fijado con un dólar de 140 pesos que era lo que existía ese día. Tres días después salió la nueva normativa con el famoso dólar soja. Y hace que nuestra materia prima, el aceite de soja, aumente en la misma proporción», dijo. El precio en pesos quedó desactualizado. «Y no nos permite trabajar, quedamos a pérdida y no conseguimos, el aceite termina saliendo más caro que el biodiésel y nos imposibilita trabajar», explicó Lorda.

El empresario dijo que el parate en la producción «es una medida fáctica». «Nos quedamos sin aceite para poder seguir produciendo, no podemos comprar más. Esa es la realidad», remarcó.

La planta de Enresa fue inaugurada el 13 de octubre de 2011 por la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La Pampa (corresponsal)

NE



Source link

Actualidad | Diario Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.